La Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) ha publicado los datos completos (parque, clientes, matriculaciones) de la evolución del renting en nuestro país al cierre del tercer trimestre de 2020. En total, el parque de vehículos de renting alcanza las 734.560 unidades, lo que supone un incremento del 3,10% sobre el mismo periodo de 2019.

Desde AER destacan que el sector, a pesar de la crisis, ha seguido ganando clientes, que ya acumulan la cifra de 211.431, con un incremento del 19,88% sobre el mismo periodo de 2019. Mientras el parque de vehículos en renting ha aumentado en 22.112 unidades, los clientes lo han hecho en 35.058, siendo los clientes más pequeños los grandes impulsores del crecimiento del renting.

Así, las personas físicas (autónomos y particulares) suman 28.313 vehículos más al parque de renting y 27.489 clientes. Por su parte, las pequeñas empresas (con hasta cuatro vehículos) aumentan su parque en renting en 20.391 unidades y sus clientes, en 7.709. Las empresas medianas se mantienen con un incremento de 5.561 unidades y 21 clientes menos, mientras que la gran empresa ha reducido su parque en renting un 4,44%, motivado, entre otras cosas, por la mayor incidencia en este canal de la reducción de actividad de las empresas de rent a car.

En cuanto a las matriculaciones, en el acumulado a septiembre se han registrado un total de 145.320 unidades, lo que supone una caída del 36,81% en relación al mismo periodo de 2019. El peso del renting en el total de matriculaciones en España se sitúa en un 20,26%, frente al 20,05% que acaparaba al tercer trimestre de 2019.

La facturación del sector en el periodo analizado alcanza los 4.249,39 millones de euros, un 10,02% menos que al cierre del tercer trimestre de 2019. Esto se produce, principalmente, por el efecto de la moratoria en los pagos y las ampliaciones de contratos, algunas de las medidas de flexibilidad adoptadas por las diferentes compañías para dar respuesta a las necesidades de sus clientes. Además, se ha reducido la venta de vehículos de segunda mano porque las compañías disponen de menos coches usados, debido a la extensión de los contratos.

En cuanto a la inversión en compra de vehículos, ésta se sitúa en 2.964 millones de euros, un 33,91% menos que en el mismo periodo del año precedente. A falta de tres meses para que termine el año, AER mantiene su previsión de cerrar el ejercicio con un incremento del parque cercano al 4%.

Según José Martín Castro Acebes, presidente de AER, “el renting es un producto afianzado y, a pesar de que está sufriendo los efectos de la crisis, no es menos cierto que también está consolidando su papel como actor fundamental en el ecosistema de la movilidad y que es una solución en alza en un escenario de incertidumbre como el actual”. Tanto el aumento del parque como del número de clientes demuestran, en palabras del presidente, que “la sociedad sigue confiando en el producto y que se está trabajando en dar soluciones de movilidad que responden a las nuevas necesidades. En este sentido, hay que seguir valorando cómo las compañías de renting han utilizado todos los elementos de flexibilidad que tienen a su alcance para mantener su cartera y permitir que sus clientes puedan adaptarse a estas nuevas circunstancias. Así, cabe destacar la ampliación de contratos, la búsqueda de soluciones individualizadas para cada cliente y, sobre todo, el espíritu innovador que ha impregnado todas sus acciones, desde el impulso a la digitalización hasta la creación de nuevos productos y servicios”.