La producción de vehículos en nuestro país alcanzó las 226.958 unidades fabricadas, lo que supone una caída del 13,3% respecto al mismo mes de 2019. Comparando los datos con el mismo mes de 2020, cuando las fábricas de automoción pararon diez días laborables por la pandemia, sugieren un crecimiento del 56,8%, un ascenso que no reflejaría la situación real que viven las plantas, informan desde ANFAC.

Esta caída responde a la combinación de dos factores que ha arrastrado la industria durante todo 2021: la menor demanda por parte de los mercados europeos, en especial del propio mercado español, y las paradas provocadas por el desabastecimiento de chips en las fábricas. A lo largo del primer trimestre de 2021, se han producido un total de 662.224 unidades, que representa un retroceso del 12,5% respecto al mismo periodo de 2019.

El problema de los semiconductores está durando más de lo estimado por los fabricantes en un primer momento y hay previsiones que apuntan que se alargue varios meses más”, apuntan desde ANFAC, que añade a este condicionante que los principales mercados europeos siguen sin alcanzar todavía los ritmos de ventas de 2019. Las fuertes caídas acumulada hasta marzo (en comparación con 2019) de Francia (-20,2%), Alemania (-25,4%), Italia (-16,9%), Reino Unido (-39,3%) y, sobre todo, España (-41,3%) están marcando la lenta recuperación de la producción de los vehículos en nuestro país.

Por tipo de vehículo, la fabricación de turismos y todoterrenos sufrió una caída del 18,4% en marzo respecto al mismo mes de 2019, con 170.891 unidades, mientras que la producción de vehículos comerciales e industriales aumentó el 7,4% (56.067 unidades).

Uno de cada cuatro vehículos que se compra en España se fabrica en nuestro territorio, por lo que la recuperación del mercado nacional es capital para las fábricas

Por otro lado, las exportaciones cayeron un 3,5% en marzo respecto al mismo mes de 2019, con un total de 199.679 vehículos enviados fuera de nuestras fronteras. En el acumulado del primer trimestre, se exportaron 567.373 unidades, lo que supone una contracción del 5,4%.

Este retroceso viene principalmente de la pérdida de fuerza de los principales mercados europeos, países que absorben un 70% de las exportaciones, y de la caída de la adquisición de vehículos españoles, un 9,5% menos durante el mes de marzo. Turquía, con un crecimiento del 260,9%, e Israel, con un aumento del 109,5%, fueron los únicos mercados del Top 10 de destinos de exportación que incrementaron su demanda.

A diferencia del continente europeo, ANFAC destaca el aumento en el ritmo de exportación hacia el resto de los continentes. América creció un 39,9%, como consecuencia del crecimiento de los mercados de México (70%) y Chile (95,6%), mientras que en África se alcanzó un incremento del 21,2% gracias a la mejora en sus tres destinos principales: Egipto (487,5%), Marruecos (55,4%) y Sudáfrica (105,1%). Por su parte, Asia aumentó su demanda en un 20,5%, debido al fuerte crecimiento de Japón en un 1.112,9%.

Por tipo de vehículo, en comparación con marzo de 2019, los turismos cayeron el 9,8% en las exportaciones, hasta las 154.763 unidades enviadas al extranjero, mientras que los vehículos comerciales e industriales crecieron un 26,9%, acumulando un total de 45.006 unidades exportadas.