Pese al auge de la economía compartida, la sociedad en los próximos años seguirá conservando cierto tinte individualista, incluso cuando hablamos de compartir un coche que hemos pagado con nuestro dinero. Así, sólo el 9% de los conductores está dispuesto a dejar de ser propietario del coche, según datos del estudio “El Coche del Mañana”, elaborado por AutoScout24, hechos públicos con motivo de la I Convención del Motor de Ganvam.

Aunque el 54% de los encuestados reconoce que no llevaría a desconocidos ni permitiría a otros usar su coche, hay un 28% dispuesto a alquilarlo a otros ciudadanos cuando no lo utilice para reducir sus propios costes. De acuerdo al informe, un coche está el 95% de su tiempo parado y en el 90% las plazas de acompañantes van vacías.

En este contexto, y pensando a 25 años vista, la movilidad tendrá al coche eléctrico como principal protagonista, que habrá sustituido la etiqueta de tecnología alternativa por la de tecnología consolidada. En este sentido, los conductores españoles confían más en esta motorización que los europeos, con un 37,4%, frente a un 26%.

En concreto, el hecho de haber alcanzado una autonomía mínima de 500 kilómetros en los eléctricos, tal y como espera el 35,5% de los conductores, hará que los modelos de combustión reduzcan su peso hasta sólo un 6%, lo que pone de manifiesto que la dependencia energética será una asignatura superada y asequible el coste por kilómetro, refleja el estudio.

Según el director general de AutoScout24, Gerardo Cabañas, “el futuro estará en la conveniencia y en la convivencia en torno a lo que es más útil para el usuario, y conviviendo los distintos modelos. El que tiene un coche en propiedad no tiene por qué dejar de coger un coche compartido, y al mismo tiempo el usuario habitual de 'carsharing' puede y es probable que se plantee la compra de un coche en el futuro”.