Audi ha puesto en marcha en el Campus EUREF de Berlín la unidad de almacenamiento de energía eléctrica más grande de Alemania. Con una capacidad de 1,9 MWh, emplea baterías de iones de litio procedentes de vehículos experimentales para ensayar diversas posibilidades de interacción entre coches eléctricos y la red eléctrica. El objetivo es el funcionamiento inteligente en red para promover la transición de energía.

Audi se ha comprometido con la movilidad libre de emisiones: en 2025, alrededor del 40% de todos los nuevos modelos Audi comercializados equiparán un sistema de propulsión electrificado, lo que equivaldrá a cerca de un millón de coches electrificados al año. Si uno de cada diez coches en Alemania fuera eléctrico, esto correspondería a una unidad flexible de almacenamiento de energía con una capacidad de casi 200 GWh.

La unidad de almacenamiento del Campus EUREF comprende un área de 110 metros cuadrados y sirve como laboratorio de pruebas reales para otras aplicaciones. Está conectada a la red energética de voltaje medio en Berlín con un megavatio de potencia, lo que corresponde al requerimiento promedio de recarga de unos 200 coches eléctricos. Con su capacidad de 1,9 MWh, la unidad de almacenamiento suministra a la totalidad del campus, de 5,5 hectáreas, electricidad para casi dos horas.

Las estaciones cercanas de carga rápida, donde los coches eléctricos pueden recargar con una potencia de hasta 175 kW, son otro posible uso. Para asegurar que el alto requerimiento de electricidad sea suministrado de la forma más económica posible, y que la red local energética no sea sometida a una excesiva tensión, la unidad de baterías funciona también como un tope amortiguador.

Su integración inteligente en la red eléctrica permite al almacén energético absorber un exceso de electricidad proveniente de sistemas eólicos o fotovoltaicos, o de la propia planta energética/calefactora del campus. Esto compensa las fluctuaciones en la red, actúa frente a las puntas de demandas locales, y contribuye a evitar apagones, al estabilizar la red de distribución.

Debido a la gran cuota de energías renovables de los distintos sistemas de generación de electricidad en el área próxima, Berlín ofrece condiciones adecuadas para el desarrollo de un control inteligente de recarga, que puede ser ampliado para incluir en el futuro un creciente número de coches eléctricos. Los socios del proyecto se proponen realizar un experimento de modelos energéticos con parques eólicos en Brandeburgo-Pomerania Occidental, para mostrar cómo un exceso de electricidad verde puede ser almacenado en el Campus EUREF de forma programada.

Además de la investigación en interfaces para una integración inteligente en la red energética del futuro, la unidad de almacenamiento de baterías del Campus EUREF proporciona experiencias que serán incorporadas en futuros proyectos. Los ingenieros de Audi están ensayando el uso de unidades estacionarias de almacenamiento de energía en la red energética, creando así un modo de reutilizar baterías usadas de coches eléctricos. Además, Audi está desarrollando conceptos para reciclar baterías procedentes de módulos ya utilizados de una forma efectiva.