Hace 25 años, Bosch y Daimler-Benz lanzaron el Programa Electrónico de Estabilidad, ESP, que, por primera vez, se introducía en el modelo Clase S. Desde 1995, el ESP ha mantenido a los vehículos con seguridad dentro de la vía, incluso ante situaciones críticas. Los investigadores de accidentes de Bosch estiman que, sólo en la UE, el sistema ha salvado unas 15.000 vidas en los últimos 25 años, además de prevenir casi medio millón de accidentes con lesiones personales.

Junto con el cinturón de seguridad y el airbag, el ESP es uno de los salvavidas más importantes de un vehículo. "El desarrollo del Programa Electrónico de Estabilidad fue un hito en el camino hacia nuestra ‘visión cero’ de no más muertes en la carretera", destaca Harald Kroeger, miembro del Consejo de Administración de Bosch. "El ESP es un excelente ejemplo de lo que queremos decir con ‘Innovación para tu vida’". Aunque esta innovación data de 1995, Bosch ha mejorado continuamente su sistema antiderrape y ha producido más de 250 millones hasta la fecha. A nivel mundial, el 82% de todos los automóviles nuevos están equipados con ESP. En 2017, esta cifra era del 64%.

bosch esp 2

El ESP, que puede prevenir hasta el 80% de todos los accidentes por derrape, combina las funciones del sistema Antibloqueo de Frenos ABS y del Sistema de Control de Tracción TCS, pero puede hacer mucho más. También detecta movimientos de derrape del vehículo y los contrarresta activamente.

El sistema antiderrape utiliza información sobre la dinámica del vehículo para detectar si el automóvil se dirige en la misma dirección en la que le guía el conductor. Si existe una discrepancia entre estos dos factores, el ESP interviene. Los sensores inteligentes ayudan a comparar el ángulo de dirección y la trayectoria del vehículo hasta 25 veces por segundo. Si estos divergen, el ESP reduce el par motor y frena las ruedas de manera individual. De esta forma, el sistema ayuda al conductor a evitar que el vehículo se salga de la carretera o derrape, evitando muchos accidentes.

bosch esp 3

En la Unión Europea, el proceso de obligatoriedad del ESP fue gradual. Desde noviembre de 2011, era obligatorio inicialmente para los nuevos modelos de vehículos turismos y comerciales que se lanzaran al mercado y, desde el 1 de noviembre de 2014, para todos los vehículos turismos y comerciales nuevos matriculados. También en Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Ecuador, Israel, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Rusia, Corea del Sur, Turquía y Estados Unidos, el sistema es bien obligatorio legalmente o bien un compromiso autoimpuesto. La experiencia en Europa muestra que, si el porcentaje de vehículos equipado con el sistema aumenta, el número de accidentes disminuye.

“El ESP ha llevado la seguridad vial a un nuevo nivel", añade Kroeger. Y lo ha hecho en una amplia gama de diferentes tipos de vehículos. Bosch ofrece sistemas ESP personalizados para todo tipo de propulsiones, desde motores de combustión hasta motores eléctricos, y para todo tipo de vehículos, desde microcoches hasta vehículos comerciales. Al mismo tiempo, el ESP es la tecnología base para muchos sistemas de asistencia al conductor, así como para la conducción automatizada con la que Bosch persigue su ‘visión cero’.