car2go ha publicado un análisis dentro del contexto del congreso Web Summit de Lisboa, en el que expone los cinco requisitos principales para el control de flotas de vehículos autónomos en el futuro: gestión profesional de la flota, predicción de demanda, 'Fleet Intelligence', carga inteligente y la mejor experiencia del cliente. car2go ya está trabajando en estos cinco requisitos, beneficiándose de la experiencia integral, los datos y los resultados obtenidos de casi diez años de experiencia operativa.

“Casi ningún otro sector de movilidad puede prepararse de forma tan completa para la nueva era de vehículos autónomos como el de las flotas flexibles de carsharing”, afirma Thomas Beermann, CEO de car2go Europe. “Quien desee controlar de forma óptima las flotas de vehículos autónomos, deberá gestionar los vehículos al igual que el software; es decir, a través de algoritmos de aprendizaje automático, macrodatos y aplicaciones, algo que ya hacemos actualmente”.

A día de hoy, car2go controla flotas de 14.000 vehículos en 26 ciudades. En consecuencia, la empresa no sólo recopila experiencias para la mera gestión de flotas, sino también para desarrollar algoritmos inteligentes para la ubicación estratégica de los vehículos según la demanda. Un requisito importante para ello es lo que se conoce como 'demand prediction', es decir, la predicción de cuándo y dónde se necesitará un vehículo a corto plazo.

Según se expone en el análisis, “la predicción de la demanda es una parte importante para el control de las flotas de vehículos autónomos. No obstante, la piedra angular será lo que se conoce como 'fleet intelligence' o flotas inteligentes”. Con este método, podrá determinarse qué vehículo debe cubrir cada demanda específica. Estos algoritmos de control son enormemente complejos, ya que el uso de cada uno de los vehículos tiene consecuencias para el resto de los vehículos de las flotas.

“Para el carsharing, el uso de vehículos autónomos será un avance tan grande como el que supuso la aplicación del enfoque de flotas libres en lugar del 'carsharing' estacionario”, afirma Beermann. “Esperamos con ilusión a que llegue este futuro, para el que ya estamos en la línea de salida”.