La integración de un vehículo sin conductor -Continental Urban Mobility Experience (CUbE)- y la utilización de un robot de reparto supone una manera eficaz y eficiente en la distribución de mercancías. CUbE, la plataforma autónoma de desarrollo eléctrico de Continental, es considerada como una solución para la movilidad urbana de “primer o último tramo”. Este tipo de vehículo, denominado “robotaxi” o taxi autónomo, formará parte de la cadena de valor de la movilidad integral y se utilizará en la entrega de mercancías para aprovechar mejor la capacidad de transporte disponible y reducir así los tiempos de inactividad.

Las estimaciones del mercado muestran que la demanda de transporte de mercancías superará incluso la del transporte de personas en zonas con alta densidad de población. Gracias a la experiencia en tecnologías y soluciones escalables como sensores, percepción y modelización de entornos, localización, posicionamiento, análisis de situación, toma de decisiones y actuadores mecatrónicos, Continental cuenta con las soluciones y el conocimiento necesarios para satisfacer esta demanda.

Se espera que el reparto automatizado proporcione una respuesta hasta en el 80% del total de entregas entre empresas y consumidores. Para Continental, el reparto automatizado de mercancías como parte integral de la futura movilidad urbana complementa al convencional. Así, el CUbE puede transportar uno o varios robots de entrega y desplegarlos para gestionar los últimos eslabones de la cadena logística de reparto de mercancías y paquetes.

continental robotaxi2

Con unos robots de reparto que funcionan como plataforma de desarrollo, Continental está lista para transferir y escalar la tecnología automotriz y así cumplir con los requisitos de los fabricantes de robots. “Los desafíos para un robot de entrega son muy similares a los que ya resolvemos en los vehículos automatizados”, indica Jeremy McClain, director de Sistemas y Tecnología de Continental Norteamérica. “Además, los robots de reparto precisarán de una tecnología tan avanzada y sólida como nuestras soluciones de automoción”.

Los vehículos sin conductor representarán un elemento muy importante en las ciudades inteligentes del futuro. Así, muchos expertos los consideran un elemento clave de los futuros conceptos de movilidad con los que resolver los retos de la urbanización. Los urbanistas más innovadores ven en este tipo de vehículos un valioso añadido al transporte público masivo, pues eliminan la necesidad de un coche privado para llegar al punto de acceso más cercano a otros medios de transporte.

Dado que a menudo las entregas se producen durante el día, las horas de poco uso del "robotaxi" podrían aprovecharse para el reparto cuando se combinan con robots de entrega.