Para un taller de reparación, a veces no es sencillo diferenciar con todo el “ruido digital” aquellas herramientas que mejorarán sus procesos, su productividad y sus ingresos, y las que no tendrán ningún impacto en su negocio. Connection Soft Service (CSS) indica en un post que es fundamental contar con aquellas herramientas básicas que ayuden al negocio.

En muchos talleres sus responsables pierden mucho tiempo en tareas administrativas que les desvían de otras actividades que realmente aportan valor. Según diversos estudios, las pymes españolas dedican un 10% de su tiempo a tareas administrativas, es decir, el doble que las americanas y muy lejos del 3% que dedican las alemanas. Con estas cifras, es evidente que, reduciendo el tiempo invertido en procesar “papeles” (facturas, pedidos, órdenes de trabajo,...), el negocio ganaría en productividad.

En este sentido, la tecnología ayuda si se incorporan aplicaciones online que ayuden a gestionar en tiempo real, por ejemplo, el paso de presupuestos a facturas, la realización y el seguimiento de órdenes de trabajo, etc.

En este sentido, confiar en la nube puede mejorar la productividad de un negocio entre un 20% y un 30%. Pero mejorar no sólo implica reducir tiempos, costes o errores, es igual de importante conseguir la máxima eficiencia con cada una de las operaciones que se realizan en el taller.

Integrar herramientas y apostar por soluciones modulares -escalables- que reducen los tiempos y errores de gestión es una opción de futuro. Tener toda la información digitalizada y almacenada en un mismo lugar es la opción inteligente, también para el taller. Del mismo modo, las herramientas en la nube permiten un mayor conocimiento del cliente, de sus preferencias y necesidades.