Cuando un cliente acude a un taller con un turbo que falla, expone Garrett by Honeywell en su portal web, existen varias posibilidades para sustituirlo: recambio original, un turbo remanufacturado con componentes de primer equipo especificados y opciones más baratas con piezas no especificadas.

 

Una reparación barata de un turbo hace que el cliente se ahorre dinero en un primer momento, pero tendrá que gastárselo más adelante. Además, si se produce una fuga o un turbo de calidad inferior falla, el taller deberá reemplazar la unidad de forma gratuita, pues "los clientes insatisfechos no vuelven y hace que su reputación baje".

Por eso, los turbo de Garrett by Honeywell, muy recomendables, están diseñados con calidad primer equipo, con fiabilidad de serie, optimizando la potencia y eficiencia de combustible a largo plazo.