Dekra ha elaborado su Informe de Seguridad Vial, que aborda este año la seguridad vial de los niños menores de 15 años, usuarios que por sus características y falta de experiencia suponen uno de los colectivos más vulnerables dentro del tráfico vial, existiendo un amplio margen de mejora para conseguir estar más cerca “del ansiado pero no imposible” objetivo “Vision Zero”.

Durante la jornada, la multinacional alemana ha presentado el “Road Safety Report 2019”, que se centra en los niños en el tráfico rodado abordando la temática desde los tres ejes más relevantes: el factor humano, la tecnología y la infraestructura.

Como en años anteriores, el evento ha presentado un formato de debate con ponentes expertos, como Violeta Manso, jefa de la Unidad de Intervención Educativa de la DGT; Álvaro Gómez, director del Observatorio Nacional de Seguridad Vial de la DGT; Jacobo Díaz, director general de la Asociación Española de la Carretera; Antonio Lucas, director de Seguridad Vial Institucional de RACE; Mar Cogollos, directora general de Aesleme; y Pablo Llobera, responsable del Plan Verde de la Escuela IDEO.

Después de un amplio espacio de debate con los participantes, Yvonne Rauh, directora de Ventas, Marketing y Desarrollo de Negocio para Dekra en España, resumió las aportaciones e intervenciones de los participantes en la necesidad del uso del casco y seguridad pasiva en forma de señalización reflectante en niños y adultos; la correcta sujeción de los sistemas de retención en el vehículo; y la formación en seguridad vial en el amplio sentido de la palabra, incluyendo a los vendedores de sistemas de retención de seguridad, como las sillas de niños.

También incidió Rauh en la prevención, considerando los pilares cognitivos, social (saber para hacer) emocional y del entorno; la formación a formadores; el reemplazo de la palabra accidente por siniestro vial; la importancia del acompañamiento de un niño involucrado en un siniestro el tiempo que haga falta; el sacar a los niños a la calle con sistemas como el “Pedibus” ya que “sobreproteger hoy, es crear vulnerabilidad mañana”; hacer y proponer las medidas con coherencia y con supervisión policial; fomentar la autonomía personal de los niños; y realizar campañas sobre la seguridad vial en poblaciones más pequeñas.