Delphi Automotive PLC probará plenamente las capacidades de sus tecnologías de seguridad activa durante al trayecto de conducción automatizada más largo que se haya intentado jamás en Norteamérica.

 

Este viaje de costa a costa partirá de las inmediaciones del puente Golden Gate, en San Francisco, el 22 de marzo y su itinerario tendrá unos 5.600 km., aproximadamente, lo que permitirá que los ingenieros de Delphi recopilen datos fundamentales y sigan impulsando el desarrollo de la tecnología de seguridad activa de la empresa, ya que este segmento del sector de la automoción crece con rapidez.

A lo largo del recorrido por el país, se pondrá a prueba el vehículo en distintas condiciones de conducción, desde cambios de tiempo y del terreno hasta posibles peligros en la carretera. Este tipo de elementos nunca se pueden probar del todo en un laboratorio.

"Delphi ha logrado un gran éxito en las pruebas de su vehículo de conducción automatizada en California y por las calles de Las Vegas", declaró Jeff Owens, Director de Tecnología de Delphi, antes de agregar que ahora nos toca someter nuestro vehículo a la prueba definitiva ampliando el abanico de condiciones de conducción. "Este trayecto nos ayudará a recopilar datos de incalculable valor en nuestro afán por ofrecer al mercado unas tecnologías de automoción de la mejor calidad".

El vehículo con conducción automatizada de Delphi, que recientemente se probó en Las Vegas durante la feria de electrónica para consumidores CES 2015, aprovecha una completa suite de tecnologías y características que hacen posible este viaje, entre otras:

- Sistemas de radar, de visión y de asistencia avanzada al conductor.
- Controlador multidominio: microprocesador de alta gama que permite manejar de forma integrada funciones y características diversas.
- V2V/V2X: la tecnología de comunicación inalámbrica del vehículo amplía la gama de funcionalidades actuales del sistema de asistencia avanzada al conductor.
- Software inteligente, que permite que el vehículo tome decisiones complejas y parecidas a las de los humanos para una conducción automatizada en el mundo real.