Delphi Technologies lanza el Hartridge DPF200 Master, la última incorporación a su gama de limpieza DPF que proporciona a los talleres un acceso más ventajoso al creciente mercado de limpieza y, al mismo tiempo, otro servicio de valor añadido que pueden ofrecer a sus clientes.

“Con cada vez más vehículos equipados con filtros de partículas, la demanda de servicios de limpieza de filtros está al alza. Sólo en Europa, hay más de 60 millones de turismos y vehículos comerciales medios y ligeros que incorporan filtros de partículas, lo que generará la necesidad de mantenimiento en el aftermarket. Esto representa una oportunidad de negocio para los talleres que dispongan del equipo adecuado”, explica Lee Jacobs, director de productos técnicos y estrategia global de Hartridge.

Gracias a la solución Hartridge DPF200 Master, los talleres pueden limpiar filtros de partículas bloqueados. Además de contribuir a la mejora del ahorro de combustible y a la reducción de emisiones del vehículo, ya que aumenta la vida útil del filtro, evita también la necesidad de su completa sustitución, garantizando, según Delphi, “un servicio mucho más rentable y acortando los tiempos de inactividad no deseados en el futuro del vehículo”.

El software integrado en la máquina incluye automáticamente pruebas de flujo y fases de diagnosis exclusivas de detección de “celdas que fallan”, capaces de identificar un filtro defectuoso antes de la limpieza y evitar, así, costosas pérdidas de tiempo. La máquina también incorpora un proceso patentado de limpieza con aire seco bidireccional que envía grandes volúmenes de aire comprimido a ambos extremos del filtro.

La limpieza de filtros DPF con detergentes presenta el riesgo de decapar revestimientos básicos del material del filtro dentro del DPF y su retirada puede perjudicar el medio ambiente. Por otra parte, la regeneración forzada en el vehículo es un proceso largo y no siempre tiene éxito”, explica Jacobs. “Gracias a la Hartridge DPF200 Master, los conductores pueden volver a la carretera con un filtro limpio y plenamente funcional en menos de una hora, lo que permite ahorrar costes y un valioso tiempo de mano de obra”.

Esto significa también, según el responsable, “que los talleres pueden limpiar numerosos filtros al día, lo que genera grandes márgenes de beneficios, al tiempo que ofrecen un mejor servicio para sus clientes. Un taller normal, que diagnostique y limpie tan sólo cuatro filtros a la semana, amortizará una DPF200 Master en menos de dos años”.

La DPF200 Master está diseñada para su uso junto con la serie DPF300 Master, con el fin de ofrecer un paquete completo de limpieza DPF para turismos y vehículos comerciales ligeros, medios y pesados.