El consejero delegado de Volkswagen, Herbert Diess, el presidente y consejero delegado de Ford, Jim Hackett, así como el consejero delegado de Argo AI, Bryan Salesky, han anunciado que Volkswagen se unirá a Ford como inversor en Argo AI, la compañía de tecnología de conducción autónoma.

Trabajando junto con Ford y Volkswagen, el sistema de conducción autónoma (SDS) de Argo AI es el primero en disponer de planes de despliegue comercial en Europa y Estados Unidos. Ambas compañías integrarán por separado el SDS de Argo AI en vehículos fabricados expresamente para apoyar las iniciativas concretas de movilidad de mercancías y personas de ambas compañías.

El objetivo de Argo AI sigue siendo desarrollar un SDS de Nivel 4 SAE, para su aplicación en servicios de coche compartido y entrega de mercancías en áreas urbanas de gran densidad.

ford volkswagen argo

Ford y Volkswagen tendrán una participación igualitaria en Argo AI y, juntos, dispondrán de una participación mayoritaria. El resto se usará como reserva de incentivos para empleados de Argo AI. La transacción completa está sujeta a las aprobaciones del regulador y a las condiciones de cierre.

Los líderes de las compañías también han anunciado que Ford se convertirá en el primer fabricante adicional que usará la arquitectura especializada de vehículo eléctrico y la Plataforma Modular de Propulsión Eléctrica (MEB) de Volkswagen, con el objetivo de ofrecer un vehículo sin emisiones y de alto volumen en Europa a partir de 2023.

Ford espera entregar más de 600.000 vehículos europeos usando la arquitectura MEB durante seis años, mientras que un segundo modelo Ford completamente nuevo para clientes europeos está siendo estudiado. Esto apoya la estrategia europea de Ford, que implica seguir apostando por sus puntos fuertes, incluyendo vehículos comerciales, crossovers atractivos y vehículos icónicos importados, como el Mustang o el Explorer.

Volkswagen empezó a desarrollar su plataforma MEB en 2016, invirtiendo cerca de 7.000 millones de dólares. El constructor tiene previsto usar la plataforma para fabricar cerca de 15 millones de coches, sólo para el Grupo Volkswagen, a lo largo de la próxima década.

Para Ford, usar la arquitectura MEB de Volkswagen forma parte de su inversión de más de 11.500 millones de euros en vehículos eléctricos a nivel mundial, y apoya el compromiso de Ford de ofrecer a sus clientes europeos una amplia gama de vehículos eléctricos, a la vez que le permite cumplir con sus compromisos de sostenibilidad.

La alianza, que cubre colaboraciones más allá de las inversiones conjuntas de Volkswagen y Ford en Argo AI, no implica participaciones cruzadas entre las dos compañías y es independiente de la inversión en Argo AI. La alianza es gobernada por un comité conjunto, dirigido por Hackett y Diess, que incluye altos directivos de ambas compañías.

Las compañías se preparan para entregar pickups de tamaño medio para clientes globales, con la intención en empezar en 2022, tras lo que vendrán vehículos comerciales

Ford tiene planes para diseñar un modelo de coche eléctrico totalmente nuevo basado en la plataforma MEB, que llegará en 2023, en Colonia (Alemania). Volkswagen proporcionará piezas y componentes de la plataforma MEB como parte de la colaboración.

Ambas compañías también seguirán explorando nuevas áreas en las que podrían trabajar juntas en materia de vehículo eléctrico, una prioridad estratégica clave para los dos fabricantes, que quieren acelerar la transición hacia una movilidad sostenible y asequible.

El acuerdo con Ford es una piedra angular de la estrategia eléctrica de Volkswagen, respaldando el crecimiento de la industria de la movilidad eléctrica y facilitando los esfuerzos globales para poder cumplir con el Acuerdo de París 2050.