Geinsa procedió recientemente a la puesta en marcha de una instalación para pintado de botellas de gas en la planta de Zaragoza de la multinacional estadounidense Praxair.

La línea se compone de una granalladora automática, una cabina automática de pintado en polvo con ciclón recuperador y filtro absoluto de cartuchos con su correspondiente equipo de aplicación, un horno de polimerizado, una cabina de pintado con filtros en seco con sus equipos de aplicación y cadena aérea de transporte 'paso a paso'.

Las piezas, colgadas mediante gancho giratorio, son introducidas en la granalladora, fabricada totalmente en acero antidesgaste y convenientemente protegida con defensas del mismo material de gran duración.

Seguidamente, las botellas pasan a la cabina, donde la aplicación de polvo se realiza de forma automática mediante reciprocador. En la base de la cabina se efectúa la extracción de pintura en polvo sobrante hacia el ciclón y más tarde hacia el filtro absoluto.

El polvo entra en el ciclón a gran velocidad para perderla una vez dentro, precipitándose las partículas pesadas en la tolva del ciclón y recogidas en un depósito.

Estas partículas pesadas conservan las propiedades características de la pintura y son dirigidas de nuevo hacia la zona de preparación de la pintura en polvo. Por su parte, las partículas ligeras o 'finos' han perdido las propiedades y siguen el trayecto del aire hasta el filtro absoluto para su retirada por gestor.