Hella es co-patrocionador del piloto Óscar Fuertes desde el año 2010, apostando por una de las disciplinas más puras del automóvil, el Rally de tierra. El equipo para el Dakar fue presentado el pasado 20 de noviembre en un evento organizado por SsangYong, que este año celebra el 25º Aniversario de su presencia en España, junto a sus principales patrocinadores y colaboradores tecnológicos, encabezados por Hella, y completado con Yokohama, Raceline Wheels, SKF, Pyrotect, King off road y Milwauke. Por parte de Hella asistió su equipo de Marketing, compuesto por Jorge Vela y Maribel Recuero.

Tras el éxito logrado en el Dakar 2018, en el que Óscar Fuertes y Diego Vallejo lograron el segundo puesto entre los debutantes, y el trigésimo en la general, el equipo SsangYong regresará para disputar la 41ª edición del Dakar, una más que exigente prueba que se disputará del 6 al 17 de enero de 2019 exclusivamente por tierras peruanas, con un recorrido en bucle que empezará y terminará en Lima.

El equipo contará con un nuevo vehículo que dispone de un equipamiento especial, donde Hella aporta importantes y numerosos componentes

A lo largo de las diez etapas previstas, los participantes tendrán que recorrer en total unos 5.000 kilómetros de los que el 70 % discurrirán por arena y dunas, incluyendo 3.000 km de tramos cronometrados y 2.000 de enlaces que tampoco estarán exentos de dificultades y retos.

Para afrontar este desafío, el equipo patrocinado por Hella contará con un nuevo vehículo que dispone de un equipamiento especial, donde Hella aporta importantes y numerosos componentes: en iluminación, faros y pilotos Hella, sistemas de filtración Hella Hengst y frenos Hella Pagid, que destacan por su alto nivel de rendimiento necesario para triunfar en una competición de extrema dureza.

Además, el nuevo Rexton DKR desarrollado completamente en España está equipado con neumáticos Yokohama Geolandar M/T G003, en la dimensión 37x12,5 R 17, un chasis multitubular con jaula integrada de Cromo-Molibdeno 4130 soldado con tecnología TIG, una suspensión con doble trapecio superpuesto en “A”, con amortiguadores de doble sistema King con resorte helicoidal y compensador de extensión, junto con amortiguadores telescópicos regulables en dos parámetros de compresión y uno de extensión, y un motor de gasolina V8 de 6.2 litros especialmente preparado para la competición, que desarrolla una potencia de 450 CV.