Liqui Moly se decidió por una campaña digital de tres meses en 50 idiomas y en 128 países. Los ejes prioritarios fueron Alemania, su mercado doméstico, y mercados potentes en el ámbito internacional como Estados Unidos. Sin embargo, la iniciativa también estuvo presente en Togo, Haití y Mongolia.

"Con ello hemos aumentado la notoriedad internacional de la marca Liqui Moly y hemos dado apoyo a nuestros distribuidores in situ", en palabras de Ernst Prost, director gerente de la empresa. Incluso se podían enganchar a la campaña y sacarle así provecho a nivel individual. "No les costó ni un céntimo", añade.

Parte de esta campaña fue el sorteo de viajes con entradas VIP a una carrera del campeonato del mundo de motociclismo de MotoGP, en el que participaron más de 85.000 personas. Los ganadores del sorteo han sido John Jester de Easly, Carolina del Sur, Estados Unidos (viaje a Berlín); Frank Stege-Schilly de Düsseldorf, Alemania (viaje a Nueva York); y Vicko Peovic de Sabetta, Rusia (viaje a Malasia). Liqui Moly también ganó: más de 25.000 nuevas suscripciones a su boletín.