Ante la crisis del coronavirus, Liqui Moly no reacciona con despidos o reducciones de jornadas, sino que paga una prima de mil euros a sus empleados. Ernst Prost, el director gerente, agradece a todos los trabajadores su compromiso con esta "consolación ante el coronavirus".

Mientras tanto, casi toda la administración del especialista alemán en aceites y aditivos trabaja desde casa para, además de proteger a todos los trabajadores, mantener la producción. "En todas las áreas de la empresa hemos logrado a día de hoy un equilibrio entre la protección de la salud y la continuación del trabajo", escribió Ernst Prost a todo su equipo. "Me puedo imaginar que las circunstancias actuales significan para usted invertir más, no sólo en términos de tiempo, sino también de finanzas. Por ello, me permito ordenar que se les complemente el próximo pago del salario con una aportación extra ante el coronavirus por valor de mil euros brutos".

En cuanto al planteamiento de medidas de reducción de jornada o de aplicar recortes de plantillas, el responsable de Liqui Moly afirma que “los acontecimientos que estamos viviendo dejarán huellas, las secuelas económicas serán enormes. Precisamente por ello, debemos contribuir ahora a dar solución a esta crisis con inteligencia y sentido común, con compromiso y empeño y, sin duda, también con valentía y optimismo”.

El importe de la prima será idéntico para todos los trabajadores, tanto para el director de departamento en Alemania como para el almacenista en Sudáfrica.

"En amplias partes del planeta, las consecuencias económicas serán más severas porque allí la red social es más frágil o porque simplemente no existe", afirma de Ernst Prost, quien, con este gesto, quiere mandar una señal contundente a la familia Liqui Moly en todo el mundo y, al mismo tiempo, poner a disposición un dinero que las personas puedan necesitar. "Además, lo que más necesita la economía ahora mismo es precisamente eso, que circule el dinero para que se conserven los puestos de trabajo".

Finalmente, Ernst Prost se congratula del espíritu de comunidad del que hace gala la empresa. "Es bonito ver cómo arrimamos el hombro ante estas situaciones y realizamos nuestro trabajo con voluntad inquebrantable. Remamos todos a la vez, sin excepción".