Los fabricantes no podrán bajar el coste de los coches eléctricos que están desarrollando hasta dentro de ocho años, en 2025, lo que empezará a impulsar sus ventas. “El coste de las baterías, la autonomía y los tiempos de carga no tendrán una ventaja económica sobre los motores de combustión hasta 2025”, indica Wolfgang Schaefer, CEO de Continental en declaraciones a Detroit News, recogidas por Faconauto.

Mientras tanto, Volkswagen, por ejemplo, triplicará sus gastos para el desarrollo de motores con combustibles alternativos en los próximos cinco años, hasta los 9.000 millones de euros, mientras que la inversión de Daimler se cuantifica en 10.000 millones.

En Europa, las ventas de vehículos que se mueven con combustibles alternativos, incluyendo eléctricos e híbridos, crecieron un 37,6% en el primer trimestre del año, hasta 235.438 unidades, según datos de ACEA. “Una gota en el océano”, según Faconauto, si se compara con las ventas totales, que alcanzaron los 1,9 millones de unidades.

Desde el punto de vista de los fabricantes de componentes, el vehículo eléctrico aporta a un motor eléctrico 3.000 euros, frente a los 750 de un motor de combustión. En palabras de Schaefer, “nuestros clientes tienen preparada un batería de lanzamientos de coches eléctricos que llegarán al mercado entre 2019 y 2020. En sus manos y en las nuestras está que estén preparados”.