Con “Ambition2039”, Mercedes-Benz Cars pretende crear, en un primer paso, transparencia en las emisiones de CO2 y en el uso de material secundario en la cadena de suministro. A este respecto, como parte de Startup Autobahn, la compañía ha iniciado un proyecto piloto con un fabricante clave de celdas de batería y con Circulor, una startup especializada en tecnología de 'blockchain'.

Los socios del proyecto se centran primero en el cobalto, que entra en la cadena de suministro desde las instalaciones de reciclaje. Un sistema basado en 'blockchain' hace un seguimiento del flujo de producción de los materiales, así como de las emisiones de CO2 asociadas. Mercedes-Benz persigue el objetivo de una economía circular y trabaja para cerrar los ciclos de componentes a largo plazo. Para ello también registra la cantidad de material reciclado en la cadena de suministro.

Además, la red muestra si los estándares de sostenibilidad de Daimler en términos de condiciones de trabajo, derechos humanos, protección del medio ambiente, seguridad, ética empresarial y 'compliance' se transmiten a todas las empresas involucradas. Daimler hace un llamamiento a sus proveedores directos para que cumplan estas normas y requisitos, así como para que lleven las disposiciones a las fases anteriores de la cadena de suministro y controlen su cumplimiento. Con este proyecto piloto, Mercedes-Benz impulsa la transparencia en la cadena de suministro más allá de sus socios contractuales directos.

De forma paralela al registro de los datos de emisiones, Mercedes-Benz Cars está llevando a cabo talleres con los proveedores para identificar medidas eficaces de reducción de CO2. El compromiso se centra en los materiales cuya producción es especialmente intensiva en CO2. Además de las celdas de batería, también se incluyen el acero y el aluminio. Como primer hito, la compañía obtendrá por primera vez celdas de batería con una producción neutra en emisiones de CO2 como parte de una asociación de sostenibilidad con un proveedor de celdas de batería.