Mercedes-Benz inicia una asociación estratégica a largo plazo con el fabricante chino de celdas de batería Farasis Energy, que incluye una participación en el capital de la empresa. Este movimiento representa otro hito importante hacia el objetivo de ser neutrales en emisiones de CO2 “Ambition2039” del fabricante alemán.

Los elementos clave del acuerdo incluyen el desarrollo y la industrialización de tecnologías de celdas altamente avanzadas, acompañadas de ambiciosos objetivos para ser competitivos en cuanto a costes. El enfoque tecnológico se centra en un aumento significativo de la autonomía a través de avances en la densidad de energía y la reducción de los tiempos de carga. El contrato proporcionará una fuente segura de suministro de celdas de batería para la estrategia de electrificación de Mercedes-Benz, mientras que Farasis obtiene seguridad para su planificada capacidad de producción.

mercedes benz farasis baterias

Para poder satisfacer la creciente demanda de las plantas alemanas de Mercedes-Benz en el futuro, Farasis está construyendo una planta para celdas de batería en Bitterfeld-Wolfen, en la que creará hasta 2.000 nuevos empleos. La planta, situada en Alemania Oriental, está diseñada desde el principio como una fábrica neutra en emisiones de CO2.

Con esta asociación estratégica, Mercedes-Benz profundiza en sus actividades de sostenibilidad y fortalece aún más la relación comercial existente con el proveedor de celdas de batería mediante una participación que ronda el 3%. Con este fin, Daimler Greater China invierte varios millones de euros como parte de la salida a bolsa de Farasis. Esta participación en el capital está condicionada a las aprobaciones de regulación y le ofrecerá a Daimler la opción de nombrar a un representante para un puesto en la junta de supervisión del fabricante de baterías.

Markus Schäfer, miembro del Consejo de Administración de Daimler AG y Mercedes-Benz AG, responsable de Daimler Group Research y Mercedes-Benz Cars COO, tiene la intención de ocupar el puesto después de un periodo de 12 meses sujeto a la aprobación de regulación del proceso de votación.