La que hasta ahora era una fábrica de furgonetas y vehículos industriales de Nissan en Ávila está en pleno proceso de reestructuración para convertirse en una nueva fábrica de componentes que dará servicio a las principales fábricas de la Alianza Nissan-Renault en España, informa Voz Populi. Pero desde el Comité de Empresa se generan dudas sobre la viabilidad de esta planta abulense, planteándose una huelga ante la falta de garantías.

La Dirección de Nissan en Ávila y el Comité de Empresa de los 560 trabajadores han llegado a un acuerdo que supone la desconvocatoria de la huelga indefinida anunciada por la representación sindical y la recuperación de las dos jornadas de huelga secundadas hace unos días por el 82% de la plantilla, a través de los sábados productivos (13 y 27 de julio).

El equipo directivo de la compañía ha reiterado su compromiso con el futuro de la planta, al mismo tiempo que ha transmitido los avances realizados en la reconversión de la actual planta de vehículos en otra de piezas de recambios.

La compañía asegura que en el Plan Industrial suscrito hace dos años ya se establecían "claramente las garantías del proyecto industrial", tanto en lo referente al empleo como en el desarrollo de la futura actividad de recambios, a partir del próximo septiembre. Nissan ha reforzado las garantías específicas sobre la construcción de la nave que albergará el centro logístico del Polígono Industrial de Vicolozano, que era el punto sobre el que se asentaban fundamentalmente las dudas del Comité.