Un pirata informático tarda menos de cinco segundos en poner en peligro un sistema estándar de acceso sin llave para vehículos. Entre los expertos, esto se conoce como un 'relay station attack'. La aplicación de Bosch Perfectly Keyless “es la 'llave' para prevenir el robo de automóviles digitales", destaca Harald Kröger, presidente de la división Automotive Electronics de Bosch.

La tecnología de Bosch funciona con una clave virtual almacenada en el smartphone. Los sensores instalados en el vehículo reconocen el teléfono del propietario como si fuera una huella digital y lo abren sólo para él. El control de la llave digital enlaza app y vehículo a través de la nube. La nueva llave basada en smartphone se puede utilizar en coches, vehículos comerciales y flotas de coches compartidos. Bosch cree que este sistema, con su bloqueo de seguridad integrado, tiene un enorme potencial de mercado en todo el mundo.

bosch  perfectlesskeyless 2

Con los sistemas convencionales de acceso y arranque sin llave, ésta aún debe llevarse en el bolsillo. Para abrir la puerta y arrancar el motor, se comunica con el automóvil mediante una señal de radio en el rango de baja frecuencia (LF) o de frecuencia ultra alta (UHF). En lugar de transmitir datos a través de la tecnología de radio de baja o alta frecuencia, el sistema de Bosch utiliza el teléfono inteligente como llave virtual y el Bluetooth como la tecnología de transmisión.

Gracias a su experiencia en semiconductores, Bosch puede hacer que esta conexión sea tan segura como una huella digital. Cada smartphone contiene pequeños microchips para gestionar la comunicación a través de Bluetooth. Junto con los sensores instalados en el vehículo y una unidad de control especial, conforman un sistema que abre la puerta sólo para el teléfono inteligente que contiene la llave virtual que se corresponde con la cerradura digital del sistema Perfectly Keyless. El sistema bloquea las señales de otros teléfonos o dispositivos electrónicos en la transmisión de radio.

Por otro lado, las llaves virtuales en los smartphones han sido durante mucho tiempo una particularidad en las flotas de coches compartidos. Estos vehículos no se mueven hasta que el operador autoriza el acceso a través de la nube. Sólo entonces, el usuario puede desbloquear el vehículo, arrancarlo y bloquearlo nuevamente usando una aplicación. Esta conversación entre el teléfono y el vehículo utiliza tecnología NFC (Near-Field Communication), un protocolo inalámbrico para compartir datos en distancias de unos pocos centímetros. Para que funcione, los usuarios deben sacar su smartphone antes de cada viaje y sostenerlo en un área marcada en el vehículo.

Con Bosch Perfectly Keyless, el smartphone puede quedarse también en el bolsillo, lo que supone una mayor facilidad de uso para los conductores y una mayor comodidad para los usuarios del carsharing. La solución de Bosch también funciona para camiones y flotas completas de vehículos comerciales. Así, desaparecerá la administración manual de las llaves del vehículo, la entrega física o problemas cuando una llave se pierde o es robada. Si el teléfono con la aplicación Perfectly Keyless se pierde o es robado, la clave digital se puede desactivar online, bloqueando el acceso al vehículo.