A pesar de las consecuencias para la seguridad de su vehículos que implica llevar neumáticos desgastados, Según una encuesta realizada por Continental a conductores alemanes sólo una tercera parte conoce la profundidad aproximada del dibujo de los neumáticos de su vehículo.

La profundidad mínima del dibujo marcada por ley en España es de 1,6 milímetros, pero es altamente recomendable sustituir los neumáticos antes de llegar a los dos milímetros. La forma de comprobarlo es mediante una serie de testigos avisadores que suelen llevar los neumáticos, pero con una moneda de un euro se puede comprobar de manera sencilla. Se coloca la moneda en la parte grabada de la banda de rodadura y, si el aro dorado del borde de la moneda queda cubierto por la goma del neumático, es que todavía tiene una profundidad suficiente.

En una frenada de emergencia sobre suelo mojado a 80 km/h de velocidad con unos neumáticos cuyo dibujo tiene una profundidad de tres milímetros el vehículo tarda 9,5 metros más en detenerse por completo que con neumáticos nuevos, la distancia aproximada de dos coches. Además, al pasar por el punto donde se habría detenido en caso de equipar neumáticos nuevos el coche todavía se desplaza a una velocidad de 34 km/h.

Es esta misma situación el mismo vehículo equipado con unos neumáticos con el mínimo de dibujo permitido (1,6 mm) necesitaría 18,6 metros más para detenerse y tendría una velocidad residual de 44 km/h.

En el caso de equipar neumáticos de invierno y circular por carreteras invernales a 50 km/h unos neumáticos con cuatro milímetros de profundidad del dibujo necesitarán 14 metros más para detenerse y unos con 1,6 mm aumentarán esta distancia a 26 metros.

Unos neumáticos desgastados aumentan la posibilidad de sufrir un accidente por aquaplaning y por alcance, debido a su mayor distancia de frenado y menor agarre. Continental con su objetivo Vision Zero apuesta por una conducción sin accidentes, desarrollando compuestos de goma y diseños de banda exclusivos para mejorar la seguridad en las carreteras. Pero el usuario debe aportar su granito de arena y vigilar el desgaste de sus neumáticos para que estos puedan ofrecerle mayor seguridad.