En el clásico trazado holandés de Assen, Marco Wittmann firmó el fin de semana más exitoso en su recién iniciada alianza con Schaeffler y BMW M Motorsport. Con la lluvia y la baja visibilidad como protagonistas de la carrera, celebró, el pasado 20 de julio, su tercera victoria este año en el Schaeffler BMW M4 DTM. Al día siguiente y tras un problema técnico en la clasificación, el bicampeón del DTM tomó la salida en la carrera del domingo desde la última posición en la parrilla y, tras una sensacional remontada, se aupó hasta la segunda posición.

"El retroceso de hoy es el regreso de mañana", estas fueron las palabras que Wittmann había usado en un vídeo publicado por Schaeffler refiriéndose a la prueba de casa celebrada en Norisring, donde quedó fuera del podio.

Schaeffler DTM 2

"Han sido unas carreras increíbles", declaró el piloto después de su resultado. “El sábado fue perfecto, con la 'pole position' y la victoria en la carrera. Fue más difícil el domingo que en mojado durante la primera carrera. La gestión de los neumáticos fue la clave. Nunca esperé llegar al final sin una segunda parada en boxes, pero funcionó. Cruzar la línea en segundo lugar después de una actuación como esta fue una locura”.

Por su parte, Matthias Zink, CEO de Automotive OEM en Schaeffler, ha declarado que en Assen “Marco demostró lo que es un luchador, con una victoria dominante el sábado y otro resultado sobresaliente el domingo, llegando al podio después de comenzar en el último lugar. Su actuación fue simplemente sensacional. Este fin de semana de DTM fue un verdadero punto culminante. En pleno ecuador de la temporada, el Schaeffler BMW M4 DTM está posicionado en la batalla por el título. Estoy seguro de que en las próximas carreras viviremos muchas emociones”.

Wittmann ocupa el tercer lugar en la clasificación de pilotos, con 118 puntos, 40 puntos por debajo del líder René Rast. Todavía quedan ocho carreras de DTM antes del final de temporada en octubre.