Toyota ha creado una nueva compañía de análisis de datos en colaboración con Microsoft con un objetivo: aportar nuevos servicios conectados a Internet en el coche sin abrumar al conductor con la tecnología.

La nueva entidad, denominada Toyota Connect, utilizará la plataforma de computación en la nube de Microsoft Azure para emplear los datos y ayudar a desarrollar nuevos productos para los conductores, empresas con flotas de vehículos e incluso distribuidores.

Estos nuevos servicios ofrecen un volante que controla los latidos cardíacos de un conductor y un asiento que se convierte en una tecnología de escala, permitiendo a los coches comunicarse entre sí para advertir de algún peligro o para determinar la mejor ruta para evitar el tráfico,...

También podrán centrarse en la seguridad, conectando el coche con los dispositivos inteligentes del hogar o con las infraestructuras de la ciudad diseñadas para aliviar la congestión del tráfico y localizar aparcamiento gratuito.