Valeo entra con fuerza en el mercado del coche que, sin llegar a considerarse híbrido, va a tener un componente eléctrico muy importante y fundamental. Nos referimos al compresor, que permitirá una mejora tecnológica en las prestaciones y reducir el consumo en los automóviles.

 

El objetivo, sin duda, es reducir el consumo, además de eliminar en gran medida el lag (el retraso) del turbo. En este sentido, para poder instalar este tipo de dispositivos - que va a demandar una gran cantidad de energía - es necesario cambiar la instalación eléctrica de los coches, o al menos instalar una de 48 voltios paralela a las actuales.

Esta tecnología procede indirectamente de la Fórmula Uno, una competición en la que ya se usan los turbos eléctricos para mejorar las prestaciones de los monoplazas. Si bien aquí hablamos de compresores y no de turbos, el fundamento es similar.