El volumen de negocios del Grupo Schaeffler en el primer trimestre del año asciende a 3.282 millones de euros (3.622 millones en el mismo periodo de 2019), según refleja el informe provisional de la compañía. A tipo de cambio constante, disminuye un 9,2%, impulsado principalmente por los volúmenes. El descenso a tipo de cambio constante se ha situado en el 11,2% en la región Greater China, el 10,4% en Europa, el 9,3% en Asia/Pacífico y el 6% en la región Américas.

Durante los tres primeros meses, el Grupo Schaeffler ha generado un EBIT antes de efectos especiales de 215 millones de euros (272 millones en 2019), situando el margen EBIT antes de efectos especiales del mismo periodo en el 6,5% (7,5% en 2019). El descenso en relación con el ejercicio anterior se puede atribuir principalmente a la reducción del margen bruto, debido principalmente a la repercusión negativa de los volúmenes en los costes fijos.

En el periodo del informe, el EBIT se ha visto afectado negativamente por 302 millones de euros (42 millones en 2019) en efectos especiales. Estos han incluido el deterioro del fondo de comercio asignado a la División Automotive OEM por valor de 249 millones, ya que la pandemia del coronavirus ha provocado un aumento de la incertidumbre por lo que respecta al futuro desarrollo de los negocios del Grupo Schaeffler. Además, los efectos especiales incluyen 53 millones en gastos relacionados con la ampliación de los programas RACE y FIT, especialmente por lo que respecta a la reducción de personal. El EBIT resultante ha ascendido a -88 millones de euros (+230 millones en 2019).

Por otro lado, la División Automotive OEM ha generado un volumen de negocios de 2.008 millones de euros (2.285 millones en 2019) durante los tres primeros meses. A un tipo de cambio constante, el volumen de negocios ha disminuido un 12% con respecto al ejercicio anterior, debido principalmente al impacto de la pandemia del coronavirus, que ha debilitado considerablemente la demanda del sector de la automoción, reduciendo también la demanda de la División Automotive OEM. Durante el primer trimestre, la producción mundial de automóviles se ha visto afectada por la paralización temporal de la producción y ha descendido un 23% durante los tres primeros meses de 2020. Sobre esta base, el rendimiento de la División Automotive OEM se ha situado en un 11%.

El Grupo Schaeffler ha generado un EBIT antes de efectos especiales de 50 millones de euros (113 millones en 2019) en el primer trimestre, lo que ha situado el margen EBIT antes de efectos especiales del mismo periodo en un 2,5%, considerablemente inferior al 4,9% de margen EBIT del ejercicio anterior.

En cuanto a la División Automotive Aftermarket, se produce un aumento del volumen de negocios a tipo de cambio constante del 1,5% en el periodo del informe, lo que asciende a 446 millones de euros (443 millones en 2019) como resultado del considerable crecimiento del volumen de negocios en la región Europa, que ha compensado sobradamente el descenso en las tres regiones restantes. El 5,6% adicional de volumen de negocios en Europa, a tipo de cambio constante, se puede atribuir principalmente al alentador resultado del negocio de Independent Aftermarket (IAM) en las subregiones de Europa Central y Europa Oriental, mientras que en la subregión de Europa Occidental, las medidas implementadas para la contención del coronavirus han debilitado considerablemente el negocio de Independent Aftermarket.

El aumento del volumen de negocios en Europa contrasta con el descenso del 4,7% del volumen de negocios en la región Américas, impulsado en gran medida por el descenso del volumen de negocios de IAM en la subregión de Sudamérica. Por otra parte, ha crecido el negocio OES (Original Equipment Service) en Estados Unidos, el volumen de negocios ha aumentado considerablemente debido al incremento de la demanda. La región Greater China ha experimentado un fuerte descenso del 4,9% del volumen de negocios a tipo de cambio constante, mientras que la región Asia/Pacífico ha registrado un descenso del volumen de negocios del 9,9%.

Así, el EBIT antes de efectos especiales de 76 millones de euros (69 millones en 2019) comporta un margen EBIT antes de efectos especiales del 17,1% (15,5% en 2019). La mejora del margen EBIT en relación con el ejercicio anterior se puede atribuir principalmente al aumento del margen bruto y a la mejor estructura de costes funcionales.