La pandemia del coronavirus plantea un contexto atípico esta Navidad teniendo en cuenta que la mayoría de los vehículos llevan tiempo inmovilizados debido a los confinamientos perimetrales y, por tanto, no han tenido que someterse a largos desplazamientos. Además, según los últimos datos de MSI para Sumauto, se ha observado un aumento de la demanda de vehículos de ocasión, especialmente de aquellos con una antigüedad mayor a 20 años, que han crecido un 31% en el periodo posterior al confinamiento.

Teniendo que el próximo viaje se dará en un entorno marcado tanto por las bajas temperaturas como las restricciones marcadas para luchar contra la pandemia, TÜV SÜD ha elaborado una serie de recomendaciones aunque los vehículos están sujetos a revisiones periódicas reglamentarias de ITV:

  • Revisar que elementos de desgaste como los frenos, los amortiguadores y los neumáticos cumplen con las exigencias invernales, asegurando de que no presentan anomalías como ruidos, vibraciones o problemas en la dirección o suspensión.
  • La batería también es un elemento al que se le debe prestar mucha atención, así como al correcto funcionamiento de sistemas como el ABS. Una batería en mal estado permite arrancar el vehículo aunque otros elementos electrónicos no funcionen correctamente.
  • Otro punto a revisar será el alumbrado del vehículo, asegurándose el conductor en todo momento de que las luces y las tulipas estén en correcto estado. Si una bombilla está fundida también habrá que sustituir su gemela.
  • Por su parte, los limpiaparabrisas aseguran una visión nítida en condiciones adversas. Durante el verano, las escobillas del “limpia” se resecan y pueden llegar a dañar el cristal, así que suele ser recomendable sustituirlas una vez al año y mantener limpios los cristales del vehículo.
  • El confort interior del vehículo tampoco se debe menospreciar revisando detalles como la climatización. Su mal funcionamiento suele conllevar el empañamiento y, por tanto, dificulta la visión y acarrea otra serie de distracciones al volante.
  • Antes de emprender el viaje, habrá que confirmar que se cuenta con todo el equipamiento de seguridad (chaleco y triángulos de emergencia) y conviene añadir, de manera adicional, la luz de emergencia de seguridad, la rueda de repuesto o en su defecto el kit de inflado, en decir, cualquier elemento que ayude en una situación de emergencia.
  • Para circular por zonas con probabilidad de nevadas, se debe comprobar que se cuenta con las cadenas adecuadas, aunque también el conductor puede plantearse la utilización de neumáticos todo tiempo que, según TÜV SÜD, trabajan muy bien tanto en invierno como en verano y no presentan una degradación superior a los convencionales. En los últimos años, este tipo de neumáticos ha tenido un gran crecimiento een España gracias a su rendimiento que hace que, en muchas ocasiones, sea innecesario el uso de cadenas.

Además de todas estas recomendaciones, antes de cualquier viaje y especialmente durante el invierno, conviene prestar atención a la información que proporciona la DGT en relación con la climatología, el estado de la vía y las previsiones de circulación. Según concluye Iñaki Alonso, responsable del Área de Posventa de la división Mobility de TÜV SÜD, “adecuar la velocidad al estado de la vía, conducir con marchas largas y vigilar el cansancio y el estrés harán que nuestro viaje sea más seguro y que podamos completarlo minimizando los riesgos”.