Osram ha presentado sus últimas novedades en alta tecnología automotriz en Consumer Electronic Show (CES), la mayor feria electrónica de consumo, celebrada en las Vegas. “Las tecnologías de iluminación para el coche de Osram están planteadas para ofrecer a los conductores opciones de diseño inteligente y con estilo, pero, aún más importante: para mejorar significativamente la seguridad vial”, ha declarado Olaf Berlien, CEO de la compañía, quien destaca la luz láser, mucho más luminosa y que permite duplicar el espectro de luz en carretera.

“Queremos proporcionar ojos virtuales para los coches de conducción autónoma”, añade, por su parte, Stefan Kampmann, director de tecnología de Osram. “Un coche moderno se compone alrededor de 200 fuentes de luz. Algunos de ellos utilizan espectros de luz invisibles, por ejemplo, en los sistemas inteligentes para un análisis del entorno y detección de proximidad, así como para la supervisión del conductor”.

Los visitantes que se han acercado al stand de la compañía en CES han tenido la oportunidad de conocer la tecnología LIDAR (detección de luz y ajuste), que genera pulsos de luz láser que impactan contra los objetos y que se reflejan de vuelta en un detector. El tiempo que tarda en desplazarse la luz láser establece la distancia que hay hasta el objeto. La fuente de luz láser multicanal de Osram permite a los vehículos generar una imagen precisa y tridimensional de sus alrededores y utilizar esta información para realizar las maniobras correctas.

Por su parte, los faros que utilizan la tecnología láser son el siguiente paso en la iluminación del automóvil, ya que duplican el alcance de luces largas disponibles anteriormente que van desde los 300 a 600 metros. La iluminación láser de bajo consumo energético de Osram encontró su sitio en la producción de automóviles en serie con el BMW i8, el BMW serie 7 y el Audi R8 y R8 LMX como potenciadores de las luces largas.

Además de la tecnología láser, los faros de píxeles avanzados representan el futuro de la iluminación del automóvil. Junto con otros socios, Osram desarrolló un pequeño chip de matriz LED con más de 1.000 píxeles controlables individualmente. Un faro que requiere varios de estos chips de LED permite la conducción permanente con unas luces que no produzcan resplandor. Una cámara en el interior reconoce el tráfico de vehículos y peatones que se aproxima, atenuando la resolución de los chips LED para garantizar que los coches, peatones y ciclistas no sean deslumbrados por la luz pero que puedan ser identificados. Osram espera que esta tecnología llegue al mercado alrededor del 2020.

Finalmente, desde la firma destacan los LEDs orgánicos (OLED) para luces traseras que producen luz en finas capas y abren nuevos caminos para el diseño. Los OLED, que consumen poca energía, pueden separarse para que las superficies luminosas conmutables se dispongan cerca la una de la otra, permitiendo efectos de sombra 3D y funcionalidad dinámica. En un futuro próximo, las opciones de diseño se ampliarán aún más mediante la producción de OLEDs en finas láminas, permitiendo que éstos se doblen y adquirieran cualquier forma concebible.