El tiempo se está volviendo cada vez más frío y húmedo, como lo demuestran las primeras nevadas caídas en algunas zonas de Europa. El invierno anuncia su llegada y es el momento de prepararse para ella.

Bridgestone, fabricante de neumáticos, le ofrece una serie de consejos esenciales para garantizar una mayor seguridad y prestaciones en las carreteras este invierno.

Conducir en invierno puede ser intimidante y peligroso. Menos agarre significa distancias de frenado más largas, menos control, una manejabilidad más difícil y un mayor riesgo de colisiones.

A medida que las condiciones invernales se hacen más extremas y menos predecibles, calzar neumáticos de invierno, especialmente diseñados, y saber cómo manejarlos es más importante que nunca.

Con el objetivo de ofrecer a sus usuarios finales productos de primera calidad, Bridgestone se ha rodeado de los mejores diseñadores, ingenieros y pilotos de pruebas, tales como Stefano Modena, expiloto de Fórmula 1, para asegurarse que todos sus clientes se sienten seguros en sus viajes  en invierno.

"Conducir en condiciones invernales es algo para lo que cada conductor debería prepararse. No sólo se trata de tener los neumáticos adecuados, el comportamiento del conductor es también esencial en estas condiciones ya que es necesario que comprenda y se adapte a los peligros que comporta el invierno", advierte Modena, piloto de pruebas de la Pista de Pruebas europea de Bridgestone.

Los consejos de Stefano Modena los podríamos resumir en:

- Hacer el cambio. Los neumáticos de invierno ofrecen unos niveles de seguridad y prestaciones sustancialmente mejorados en condiciones invernales. Por eso, cuando las temperaturas comienzan a bajar, es el momento de hacer el cambio de los neumáticos de verano a los de invierno.

- Revise su agarre. Debido a que las condiciones de la carretera pueden cambiar rápida y drásticamente, es importante comprobar, de manera regular, el nivel de tracción con el que puede contar en caso de tener que frenar o desviarse de manera repentina. Pisar suavemente el freno de vez en cuando y reducir la velocidad, si es necesario, en respuesta a las condiciones cambiantes de la carretera.

- Evite los giros bruscos. En curvas con nieve o calzadas heladas, iniciar la maniobra en pasos más cortos. Frene primero en línea recta antes de hacer el giro. Y acelere gradualmente después de enderezar la dirección del vehículo. De esa manera, se utiliza toda la adherencia disponible para realizar el giro.

- Olvide el control de crucero. En condiciones mojadas o heladas, constantemente necesita adaptar la velocidad a las condiciones climatológicas. Desconecte el control de velocidad y mantenga el control manual de la aceleración y desaceleración en todo momento

- En caso de duda, no se ponga en carretera. Si el tiempo se pone demasiado traicionero, deje el coche en casa. Nada debe ser más importante que su seguridad y la de sus seres queridos.

[iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/V8aQCbrH-SU" frameborder="0" allowfullscreen ]