Durante el pasado mes de enero se matricularon en nuestro país un total de 13.868 unidades de vehículos comerciales ligeros, lo que supone un 31,6% más respecto al primer mes de 2016. A pesar de este incremento, todavía no se han alcanzado los niveles de matriculaciones del mismo mes de 2008, año que marcó el inicio la crisis. Según datos de ANFAC, entonces se matriculó un 16% más de unidades que las registradas en enero de 2017.

Por canales, las matriculaciones por parte de los autónomos fueron de 4.708 unidades, lo que supuso un crecimiento del 17,7% comparada con el mismo mes del año anterior. Por su parte, el canal de empresas inició el año 2017 con 5.579 unidades matriculadas, con un incremento del 38,5%, mientras que las empresas alquiladoras aumentaron también sus matriculaciones en enero de 2017: fueron un 49,5% superior al mismo mes de 2016, hasta totalizar 1.435 unidades.

“El incremento de las matriculaciones de los vehículos comerciales es una buena noticia”, destacan desde la patronal. “Este sector es un magnífico monitor del pulso económico, ya que los comerciales ligeros desempeñan un papel esencial en el comercio. Y más en una época en que el e-commerce está en pleno despegue, tanto en las grandes ciudades como en núcleos rurales. Ahí, donde operan tanto grandes empresas como pymes, los pequeños vehículos de reparto se muestran esenciales”.

El incremento de las matriculaciones es, de acuerdo a ANFAC, “una buena noticia para la modernización del parque”, donde las furgonetas superan los doce años de edad media, además de “tener aspectos positivos para la industria española, líder europeo en fabricación de vehículos comerciales”. Desde el sector creen que hay que seguir impulsando la incorporación de vehículos comerciales nuevos al parque y eliminar los más antiguos de las carreteras.