El "Premio Internacional de Sostenibilidad Busplaner 2019" galardona a las empresas y productos innovadores que abordan los desafíos de la sostenibilidad global. Goodyear Drive-Over-Reader, un sistema automático automatizado de análisis y control de neumáticos, obtuvo el primer premio en la categoría “Gestión de neumáticos”.

"El equipo está muy orgulloso de recibir este prestigioso premio”, destaca André Weisz, director ejecutivo de Goodyear Proactive Solutions EMEA, ya que “reconoce el liderazgo tecnológico de Goodyear marcado por una completa gama de neumáticos fiables además de un conjunto de soluciones digitales de valor añadido para la gestión de neumáticos y flotas”. El encargado de recoger el premio fue Thomas Sauer, especialista de Marketing en Goodyear Proactive Solutions EMEA, durante la ceremonia que tuvo lugar en Berlín el pasado 18 de marzo.

Goodyear Drive-Over-Reader es un sensor de última generación que está colocado en el suelo. El sistema mide y analiza automáticamente los parámetros importantes del neumático y del vehículo: el inflado, la profundidad restante de la banda de rodadura, la carga por eje y el peso total se muestran en segundos.

Goodyear busplaner 2

La última tecnología de Drive-Over-Reader proporciona datos sobre los neumáticos en tiempo real y las alertas que se pueden enviar automáticamente al gestor de flota, al técnico de servicio y al conductor. Estos datos permiten monitorizar proactivamente el neumático y la eficiencia de la flota. Además, permite a los operadores de flotas maximizar el tiempo de actividad, pronosticar el mantenimiento cuando el vehículo no está en servicio y establecer una planificación de reemplazo de neumáticos a largo plazo.

Gracias a este dispositivo se pueden prever posibles problemas con los neumáticos, lo que permite maximizar el rendimiento y el kilometraje del neumático y la flota. Según explica André Weisz, "el Goodyear Drive-Over-Reader es especialmente útil para las empresas de transporte público. Cada vez que un autobús regresa al depósito, el vehículo pasará por encima del sensor y el sistema identificará y resolverá con precisión los problemas relacionados con los neumáticos antes de que ocurran".

La baja presión de los neumáticos hace que el vehículo consuma más combustible y que emita mayores emisiones de CO2. Una operación de camión con neumáticos inflados de la manera correcta puede ahorrar hasta 694 euros por año en comparación con un camión que viaja a 1,5 bar bajo la presión adecuada. Esto corresponde a un ahorro de 510 litros de combustible y 1.330 kilogramos menos de emisiones de CO2.