Las nuevas etiquetas para neumáticos de turismo y camión, en vigor desde el pasado 1 de mayo, se han reestructurado para facilitar la comprensión de los consumidores y contribuir así a la seguridad vial. Yokohama explica las diferencias y las claves del nuevo etiquetado de neumáticos de la Unión Europea, en línea con la nueva reglamentación EU2020/740.

El objetivo de la implantación de este cambio ha sido aplicar una mejora en lo que respecta a la seguridad, la eficiencia medioambiental y la eficiencia económica del transporte por carretera, así como también favorecer la elección informada por parte de los consumidores.

Básicamente, los cambios indicados por la Unión Europea señalan la inclusión obligatoria de la marca en la parte superior de la etiqueta, así como también el código y el modelo completo del neumático, sus medidas, la categoría de velocidad y el índice de capacidad de carga.

Por otra parte, la clasificación de la eficiencia de combustible ha sufrido una notable simplificación: a partir de ahora, en la escala A-E, siendo A el grado más alto, se indica una mayor eficiencia y, a la vez, un menor coste del carburante.

Lo mismo sucede con la adherencia sobre mojado: en la escala A-E, siendo A el grado más alto, se indica una mayor adherencia; es decir, la necesidad de distancias más cortas de frenado, algo que repercute directamente en la seguridad vial.

Asimismo, la escala de ruido se ha reducido a solo tres niveles, de la A a la C, permitiendo a los consumidores conocer el nivel de ruido exterior de cada neumático para contribuir a la disminución de la contaminación acústica. Son los neumáticos de clase A los más silenciosos y los de clase C, los que superan los límites de decibelios contemplados por la regulación europea.

En la parte inferior de la etiqueta, se han incorporado dos nuevos símbolos: una montaña con el signo de nieve que señala que el neumático es apto para su utilización en nieve, y una montaña nevada que muestra que se trata de un neumático preparado para su uso en situaciones invernales extremas.

Finalmente, las nuevas etiquetas cuentan con un código QR que permite a los usuarios acceder a un extra de información, al dirigirles a la base de datos EPREL sobre etiquetados energéticos.