La Unió d´Empresaris d´Automoció de Catalunya celebró recientemente su Asamblea General Ordinaria, y su encuentro anual de talleres de la comarca del Vallès Oriental que se centró en el doble análisis de temas relativos a relaciones con consumidores y gestión empresarial.

Durante la Asamblea General Ordinaria se aprobaron por unanimidad los informes de gestión de actividades y las cuentas del ejercicio 2015, así como el presupuesto para 2016. Carles Torras, secretario general de la entidad, pasó revista a los asuntos relacionados con la normativa de consumo de aplicación a los talleres.

Una vez más, el problema del intrusismo laboral adquirió un protagonismo especial, pues para la Unió d´Empresaris los principales culpables de la situación son las administraciones locales, las que más fácil deberían tener su detección y las que podrían actuar más rápidamente en la toma de decisiones para su control.

El secretario puso el dedo en la llaga al señalar que a los ayuntamientos se les debería pedir la misma diligencia con los ilegales que la que utilizan para cobrar impuestos y tasas a las empresas que actúan en el marco de la legalidad. En relación a ese mismo tema, subrayó la importancia de seguir mentalizando a los usuarios para que eviten acudir a los talleres ilegales, que no les aportan facturas y, por consiguiente, tampoco garantías de que les van a responder ante un problema.

Por su parte, Domingo Comas, presidente de la Unió d´Empresaris, se centró en los aspectos relacionados con la administración de las empresas y la importancia de la gestión. Lo hizo con ejemplos prácticos y subrayando que, en los momentos actuales, no basta con disponer de unas instalaciones y un equipo idóneos, debido a que si no hay estrategia empresarial adecuada, la supervivencia del taller está seriamente amenazada. Se refirió también al mundo en continuo cambio, en el que las empresas compiten, lo que les obliga a una constante evolución.