Las ventas de vehículos de ocasión aumentaron un 16,7% hasta mayo, alcanzando así las 800.121 unidades, lo que situó la relación de ventas VO/VN en valores de 1,6 a 1, frente a los 1,5 a 1 de un año antes, según datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA) para la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam).

En este sentido, las previsiones apuntan para este año un crecimiento del 5%, lo que situaría el mercado de segunda mano por encima de 1,9 millones de unidades.

En este periodo fueron los usados más jóvenes, los de hasta tres años, los que más crecieron, convirtiéndose en motor del mercado al incrementar sus ventas en algo más de un 36% hasta mayo, lo que supone doblar el ritmo de crecimiento de los más antiguos, que subieron un 17,4% en el acumulado del año.

La oferta de seminuevos ??" emblema de compra inteligente por su relación calidad/prestaciones/precio ??" se ha convertido en “oro” para los vendedores. De hecho, en el canal profesional, estas ventas crecieron un 37,3%, contribuyendo a que concesionarios y compraventas ganen cada vez mayor representación en un mercado tradicionalmente de particulares. Tanto es así que, aunque las operaciones de tú a tú suponen todavía el 58%, representan ya 4,2 puntos menos que hace un año.

Ganvam atribuye esta ligera inclinación de la balanza hacia los profesionales a una mayor cultura hacia el VO de calidad unido a un cambio progresivo de coyuntura. De hecho, en un contexto como el actual en el que el vehículo usado va despegándose la etiqueta de “solución de movilidad forzosa” para convertirse en una alternativa más de compra, el conductor se permite ser cada vez más exigente, al tiempo que el vendedor particular ya no satisface plenamente sus expectativas.

A esta circunstancia responde, precisamente, que las operaciones con usados en el canal profesional crecieran casi un 30% hasta mayo, multiplicando por tres las registradas entre particulares, que subieron alrededor de un 9%.

En palabras del presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, “realmente, un particular nunca podrá ofrecer una experiencia de compra como la de un profesional, que en la mayoría de los casos no tiene por qué desmerecer a la de un coche nuevo, pues cuenta con contrato de compraventa gestado por Ganvam y declarado exento de cláusulas abusivas tanto por Consumo como por las 17 comunidades autónomas, historial de mantenimiento, garantía mecánica mínima de un año…”.