Michelin acaba de publicar la guía France 2017, que incorpora 70 nuevos restaurantes con estrellas, una cifra récord en los diez últimos años. En total, la selección recompensa 616 establecimientos con estrellas.

La guía Michelin France 2017 está disponible desde el 15 de febrero, al precio de 24,90 euros. Los interesados podrán acceder a través de Michelin Restaurants y ViaMichelin a y reservar en restaurantes tanto por web como por dispositivos móviles.

Este año, el restaurante 1947, ubicado en el hotel Cheval Blanc, de Courchevel, logra tres estrellas Michelin. El chef Yannick Alleno, ya distinguido con tres estrellas en su restaurante Pavillon Ledoyen, de París, propone en esta mesa excepcional una experiencia gastronómica fuera de serie.

“El chef YannickAlleno y su equipo proponen una verdadera lección de alta cocina en 1947: una experiencia memorable que, sin ninguna duda, merece el viaje y que seducirá los paladares de los mayores gourmets del mundo”, ha comentado Michael Ellis, director internacional de las guías Michelin.

La selección 2017 incluye también 12 nuevos restaurantes dos estrellas: Le Pressoir d'Argent- Gordon Ramsay yLa Grande Maison de Bernard Magrez, enBurdeos, Le Pré-Xavier Beaudiment,situado en Clermont-Ferrand, Le MontgomerieyLe Kintessence,en Courchevel, La Maison des Bois-Marc Veyrat,enManigod, La Grenouillère,en Madeleine-sur-Montreuil, Kei, La Table de l'Espadon yClarence,enParís, L'Hostellerie de Plaisance,en Saint Emilion, y, porúltimo,Gindreau,en Saint-Medard.

Repartidos por el todo el territorio francés, otros 57 restaurantes obtienen su primera estrella en la edición de 2017, prueba de la vitalidad y la estrecha relación gastronómica entre las regiones del país. Este es el caso, por ejemplo, del Norte y el Paso de Calais, donde el restaurante La Liegeoise, enWimereux, y HautBonheur de la Table, en Cassel, consiguen por primera vez una estrella, pero también de Ardèche, con W, en Annonay, e incluso, de las Landas, con Le Hiltau.

Este año, los inspectores han constatado también que los chefs continúan prefiriendo una cocina desacomplejada, preocupados por la huella ecológica y económica de su trabajo. Conscientes de los límites de la naturaleza y respetuosos con las propuestas de los productores, los cocineros cada vez más, tienden a elaborar cartas cortas, como Pertica, en Vendôme, que propone un único menú.

Respondiendo al control de los precios y las demandas de los clientes, los chefs son conscientes de que una cocina de calidad debe ser sinónimo también de precios moderados y han puesto una especial atención en los mismos. Esta es la situación, por ejemplo, L'Auberge Tiegezh, situado en Guer, donde el joven chef Baptiste Denieul, de solo 25 años, ofrece un menú de 25 euros, de L'Alchémille, en Kaysersberg, donde el chef Jérôme Jaeggle propone, en una antigua casa de apuestas, un menú de mercado por 24 euros, y del Restaurant H, en París, donde el chef Hubert Duchenne plantea un menú por 30 euros.