Continental lanza ContiConnect Live, la nueva generación de la solución digital para el control digital de los neumáticos que viene a complementar ContiPressureCheck y ContiConnect Yard. Con ContiConnect Live, los datos recopilados sobre la presión y temperatura de los neumáticos se envían en tiempo real a la nube mediante una unidad central de control. Además, la unidad transmite la ubicación del vehículo mediante GPS y registra el tiempo de funcionamiento de los neumáticos.

De este modo, los gestores de flotas tienen una visión general más rápida y sencilla del estado de los vehículos, independientemente de su localización. Una vez evaluada esta información, la flota podrá beneficiarse por la reducción de los tiempos de inactividad, unos costes de mantenimiento más bajos y un mayor tiempo operativo.

ContiConnect Live está disponible para todos los neumáticos de especialidad de Continental equipados con sensores. La aplicación se implementará primero en España, Suiza, Austria, Dinamarca, Reino Unido, Finlandia, Suecia, Noruega, Francia y Portugal, a los que seguirán otros mercados europeos.

A diferencia de ContiConnect Yard, la versión en vivo no requiere ninguna estación receptora ubicada específicamente en la base, con acceso a una red móvil, ya que los datos se transfieren directamente a la nube, donde pueden ser accesibles.

La solución consta de varios componentes: el neumático inteligente de Continental mide la presión de inflado y la temperatura con el sensor instalado de fábrica en su interior. Los datos que proporcionan se envían en tiempo real a la unidad central de control integrada.

Desde allí, los datos se transfieren a la nube donde estarán accesibles a través del portal web. Aquí se ofrece una vista detallada del vehículo que incluye el historial de alarmas, la presión y la temperatura, así como los datos GPS y las horas operativas. Si los datos no son los ideales, el gestor de flotas será informado a través de SMS o de correo electrónico, lo que minimiza pinchazos y aumenta la seguridad de los conductores y vehículos. Esto permite a los gestores un control flexible de los neumáticos, independientemente de dónde se encuentren los vehículos.