Solo el 3% de los españoles cambia sus neumáticos​ en función de la estación del año a pesar de las recomendaciones de los expertos, quienes apuntan que aquellos conductores que vivan en ciudades donde la temperatura en invierno baja de los -7º C deberían recurrir a neumáticos de invierno.

Desde Continental destacan que los neumáticos de invierno tienen unas características únicas que minimizan los riesgos derivados de la presencia de nieve, hielo y del descenso de temperaturas en carretera, proporcionando a los conductores un mayor control al volante. Tienen un patrón de dibujo específico para proporcionar una mayor tracción en carreteras nevadas, mojadas o heladas. Además, la rotación de la rueda empujará la nieve hacia los surcos más amplios y generará más tracción.

continental  wintercontact ts 870

El dibujo también presenta laminillas (ranuras muy pequeñas) que proporcionan tracción adicional al permitir que los tacos del dibujo puedan flexionarse y profundizar más en la nieve o en el hielo. Por último, el compuesto de los neumáticos de invierno tiene un mayor porcentaje de caucho natural y materiales específicos para que se mantenga suave y flexible en temperaturas frías. Si el compuesto no está diseñado para su uso en condiciones de invierno -como es el caso de los neumáticos de verano-, éste se pondrá duro y quebradizo. A su vez, esto conlleva una reducción considerable de la tracción y del agarre.

Según apunta Jon Ander García, director general de Continental Tires, “el neumático es el único punto de contacto entre el vehículo y el asfalto por lo que su estado siempre es crucial para garantizar la seguridad. Pero, en situaciones meteorológicas adversas, la elección del neumático correcto es vital”.

El neumático de invierno de Continental, WinterContact TS 870, cuenta con un nuevo diseño de banda de rodadura y un compuesto que le permite acortar la distancia de frenado en un 5% sobre hielo y sobre nieve. Además, el WinterContact TS 870 ofrece mejor agarre en nieve, unas propiedades optimizadas para climas húmedos y una conducción más segura en carreteras secas. Los ingenieros de Continental han conseguido aumentar un 7% el kilometraje y reducir un 4% la resistencia de rodadura y, por tanto, mejora el consumo de combistible del vehículo.