El piloto de Moto2 Álex Márquez ha visitado las oficinas centrales de Rodi Motor Services en Lleida, durante un acto corporativo dedicado a los empleados de la empresa, durante el cual ha hecho un balance positivo de este año y se ha mostrado optimista para la próxima temporada.

Unos meses después de que lo hiciera su hermano Marc, Álex Márquez ha visitado las oficinas centrales de Rodi Motor Services en Lleida. El piloto de Moto2 ha paseado por primera vez por las instalaciones de Rodi inauguradas el último año. Lo ha hecho acompañado del director general de la empresa, Josep Esteve, y de los empleados, quienes no han desaprovechado la oportunidad de conocer al piloto de Cervera, hacerse fotos con él y pedirle que les firmara autógrafos.

Tampoco se han querido perder el acto los más pequeños: un grupo de niños y niñas han participado en el evento y han hecho una rueda de preguntas a su ídolo, que ha regalado una gorra firmada a cada uno de ellos.

Álex Márquez ha aprovechado la ocasión para hacer balance de la temporada: “ha sido un año positivo. Hemos conseguido tres victorias y seis pódiums, pero en 2018 tendremos que mejorar algunos aspectos para intentar conseguir el objetivo, que no es otro que ganar el mundial”. Después del test de MotoGP que hizo hace dos semanas, ha afirmado que tuvo “buenas sensaciones”, pero que ahora es momento de centrarse otra vez en preparar bien la temporada de Moto2. Márquez también ha subrayado la relación de amistad que tiene con Rodi y la apuesta de la empresa por la innovación en todos los sentidos, refiriéndose también a las nuevas oficinas, que cuentan con la última tecnología y fomentan la flexibilidad laboral de los empleados, con espacios móviles y horarios adaptados. Por su lado, Josep Esteve ha hablado del espíritu de superación del piloto y de los valores que unen Rodi con los hermanos Márquez, a quién la empresa apoya desde el inicio de su carrera deportiva.

Con la inauguración de las nuevas oficinas centrales, situadas en la calle Pere de Cabrera, 16 5º planta de Lleida, Rodi refuerza su apuesta por la incorporación de las últimas tecnologías y la creación de espacios innovadores y polivalentes que fomentan la flexibilidad laboral de sus empleados. Actualmente, unas 70 personas trabajan en las oficinas centrales de Lleida.