1-No hay que usar cadenas cuando sea obligatorio. Sin duda, una de las muchas ventajas a tener en cuenta es que, en caso de ser obligatorio, no es necesario poner las cadenas y se puede seguir circulando sin problemas sólo con los neumáticos de invierno.

2-Funcionan mejor a bajas temperaturas, especialmente por debajo de los 7ºC, es decir, están indicados no sólo cuando nieva sino también cuando la temperatura exterior es baja.

3-Ofrecen una menor distancia de frenado. Con una temperatura del asfalto baja, este tipo de neumáticos tienen una mayor adherencia y tracción, por lo que el recorrido en frenado es más corto.

4-Al ser neumáticos que tienen un mayor dibujo, evacuan mucho mejor el agua y tienen una mejor adherencia, por lo que son perfectos para los días de lluvia en invierno y ayudan a evitar el aquaplaning. Por supuesto, también evacuan la nieve y el barro.

5-. Son perfectos para los días de lluvia en invierno, ya que ayudan a evitar el aquaplaning. Por supuesto, también evacuan la nieve y el barro.

6-No necesitan de un cuidado especial. Sólo hay que comprobar con frecuencia la presión y su estado.

7-Los neumáticos de invierno se montan en ambos ejes mientras que las cadenas se deben poner en el eje motriz, por lo que no interfieren en el funcionamiento de ciertos sistemas de seguridad como pueden ser el ABS, el control de tracción o el control de estabilidad.

8-Con cadenas de nieve no se pueden superar los 50 km/h. Por supuesto, no es un factor determinante. Norauto incide en la importancia de reducir la velocidad en situaciones climatológicas adversas como pueden ser lluvia, niebla o nieve. En estos casos, es importante realizar una conducción responsable reduciendo la velocidad y aumentando la distancia de seguridad.

9-Las cadenas de nieve deben ser instaladas siempre que sea necesario, aunque sea de imprevisto. Puede ser complicado si no las has colocado nunca previamente. Se puede decir que los neumáticos de invierno ofrecen una mayor comodidad en este sentido.

10.- Los neumáticos de invierno garantizan la movilidad y seguridad durante toda la temporada de invierno, especialmente en las zonas de más frío.

Por todas estas ventajas, son obligatorios en ciertos países de la Unión Europea. Éste es el caso de Alemania (si así lo indican sus autoridades) o Finlandia. Si se tiene pensado ir en coche a uno de estos países, es un factor a tener en cuenta.