Tener los profesionales y equipos adecuados, ofrecer servicios de calidad a los clientes o llevar a cabo una gestión eficaz son tres factores clave para el éxito del taller. Pero también hay muchos otros que no deberían dejarse de lado. En el Blog Ruta 401 de Loctite ofrecen seis consejos en un post para potenciar la imagen de marca del taller.

1. Nombre y logotipo. Cualquier negocio que se precie debe tener un nombre y un logotipo que representen el espíritu y la visión de la empresa. Este logotipo es su carta de presentación ante clientes y proveedores, por lo que se debe elegir un diseño y unos colores acordes con su filosofía. Promocionar el logotipo al máximo posible, darlo a conocer, mostrarlo en tarjetas de visita, en las redes sociales (si el taller tiene) y, por supuesto, en el uniforme del equipo.

2. Colores corporativos. Los colores que se elijan en el logo son muy importantes, ya que marcarán los colores corporativos del negocio. Todo debe estar en consonancia con la identidad corporativa, que debe verse reflejada en las instalaciones, los monos de trabajo o en la entrada del taller.

3. En el caso de tener contenidos en Internet. Ya sea en redes sociales o en la propia web, deben ayudar a definir la imagen del taller. Hay que intentar ofrecer al público contenidos acordes a su imagen y a los servicios que ofrece. Del mismo modo, han de ser contenidos originales y que aporten valor, por ejemplo, vídeo-tutoriales en los que se ayude a realizar alguna reparación. Y si el taller todavía no tiene web o redes sociales, es un buen momento para empezar con ello.

4. Participación en eventos. Acudir a eventos y participar de forma activa en la comunidad del motor siempre es bueno para la imagen y la repercusión del taller. Se pueden apoyar actos relacionados con el mundo del motor, patrocinar equipos deportivos de la zona, promover u organizar actividades a través de redes sociales, etc. Hay numerosas formas de promocionar la imagen fuera de las fronteras habituales.

5. Ecología y sostenibilidad. Se están convirtiendo en cuestiones que los clientes cada vez valoran más. Si el negocio comparte estos valores, debe hacérselo saber a sus clientes. Hay numerosas formas de demostrar ese apoyo por el desarrollo sostenible y la defensa del medio ambiente: mostrar que el taller opta por productos no contaminantes para llevar a cabo sus tareas; informar sobre los diferentes residuos y formas de almacenamiento, o participar de forma activa en labores de reciclaje.

6. Asociarse con otras empresas. Se suele decir que la unión hace la fuerza y hoy en día, a través de eventos o de las redes sociales, es más fácil estrechar lazos, sobre todo, con negocios del mismo ámbito. En cualquier caso, la promoción del taller o la potenciación de su imagen de marca no tiene por qué ceñirse a negocios del mismo ámbito o de sectores similares. La colaboración puede darse a muy distintos niveles y de formas muy distintas: publicitarse mutuamente en Internet a través de banners o artículos; organizar algún evento en colaboración; colocar publicidad en la puerta del negocio; y realizar descuentos o promociones conjuntas.