El incendio de Seseña ha destapado nuevos focos de contaminación en forma de vertederos incontrolados de neumáticos por toda España, que las Autoridades se han visto obligadas a reconocer y prometer su disolución.

Pese a las leyes para el tratamiento de estos residuos, y la existencia de dos Sistemas Integrados de Gestión de Neumáticos, Signus y TNU, que se encargan del reciclaje de casi el 100 por 100 de los neumáticos puestos en el mercado cada año por los productores legales e identificados, lo cierto es que la Administración desconoce el número exacto de “cementerios” que funcionan en la actualidad, bien con licencia o sin ella, según denuncia la asociación ecologista Greenpeace.

Nadie sabe con exactitud cuántos cementerios de neumáticos existen en nuestro país. Pero fruto de la presión de los medios de comunicación, parece que se ha levantado la veda y las distintas administraciones se han puesto las pilas para acabar con ellos. Aquí contamos la existencia de algunos de ellos.

Pinto. Muy cerca del depósito de neumáticos entre Seseña y Valdemoro cuyo columna de humo aún sigue visible y presente para todos los vecinos de la zona sur de Madrid, Ecologistas en Acción de Pinto ha denunciado a través de un comunicado la existencia dentro del municipio de Pinto de otro vertedero de neumáticos, ilegal y situado cerca de una torre de alta tensión.

Ciudad Real. En Argamasilla de Alba, en la provincia de Ciudad Real, también hay un vertedero con 20.000 toneladas de neumáticos, «que suponen un riesgo para el medio ambiente y, en caso de que se produjera un incendio, para las poblaciones de la zona y de toda la provincia», según el presidente provincial del PP, Carlos Cotillas.

Cuenca. Aunque de menor dimensión al basurero toledano, el municipio de Cervera del Llano, en Cuenca, cuenta desde el 2000 con un espacio, junto a la autovía A-3, de un tamaño de dos campos de fútbol y una cantidad cercana o superior a las 80 toneladas de ruedas.

Salamanca. La Junta de Castilla y León actuará también contra el vertedero ilegal de neumáticos situado en Castellanos de Villiquera, a seis kilómetros de Salamanca, y retirará las ruedas que han sido arrojadas en los últimos años en dicho almacén ilegal. Dicho cementerio se encuentra en una parcela de más de 10.000 metros cuadrados, en el que se encuentran apilados neumáticos en montones de hasta casi tres metros de altura en algunos puntos.

Murcia. En la región de Murcia, Ecologistas en Acción tiene puesto el punto de mira en varios vertederos de neumáticos ilegales ubicados en Lorca, así como advierte del elevado riesgo que supondría para la población que por cuarta vez en los últimos 11 años volviera a registrarse un incendio en la planta de reciclado de neumáticos en Ceutí, ubicada en el Polígono Industrial de Los Torraos. En concreto, según fuentes de dicha organización y de IU-Lorca, estos tres vertederos en Lorca almacenarían unas 500 toneladas de neumáticos.

Jaen. En el término de Jabalquinto, aunque muy próximo al núcleo de población de Mengíbar, en la provincia de Jaén, existe otro vertedero de neumáticos, aunque en este caso está controlado por la Junta de Andalucía, que a raíz del incendio de Seseña, ha prometido intervenir “de forma subsidiaria” para “desalojar” los neumáticos del vertedero.

Tenerife. En Tenerife, en las islas Canarias, existe otro depósito de neumáticos que según diversas organizaciones es preocupante. Este depósito está ubicado en el Complejo Medioambiental de Tenerife, en la localidad de Arico, y ocupa una superficie total de 79.491,81 metros cuadrados, organizadas en nueve áreas, y se puede considerar también uno de los mayores vertidos de neumáticos de todo el Estado español, ya que el de Seseña tenía una superficie de 112.000.

Fuerteventura. En el mismo expediente que la Comisión Europea abrió por el vertedero ilegal de Seseña, 15 días antes de que se declarase el incendio, Bruselas pedía información a España sobre otro depósito de neumáticos: el denominado complejo medioambiental de Zurita, en Puerto del Rosario (Fuerteventura). En esas instalaciones se acumula unas 200.000 ruedas.

Tan sólo una semana después del incendio de Seseña, la Consejería de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno de Canarias comunicaba que iba a adjudicar la retirada de las 100 toneladas de neumáticos no utilizados para impermeabilización en el complejo medioambiental de Zurita.