El crecimiento de Tiresur en Latinoamérica está siendo sorprendente en los últimos años. Con sede en Brasil desde 2009, donde cuenta con diferentes almacenes en Fortaleza y Salvador de Bahía, ha ido extendiendo su presencia por toda la parte central y sur del continente, construyendo así una tupida red de distribución que ha situado ya a la compañía como uno de los referentes de la distribución de neumáticos en Latinoamérica.

 

Señalar al respecto que Tiresur ha centrado su estrategia de marca para estos países en el segmento Budget, distribuyendo allí las marcas Ovation, Sunfull y Mirage. El éxito obtenido con la marca Ovation ha sido espectacular.

La relación calidad precio de Ovation es altamente valorada al otro lado del Atlántico, y está posicionada dentro del Top 10 de marcas económicas, llegando a colarse en el Top 3 en el caso concreto de Colombia.

Tras el éxito de Ovation, Tiresur optó por lanzar también al mercado Sunfull en Centroamérica y el Caribe, donde está obteniendo unos resultados francamente satisfactorios.
Así, la relación de países en los que el gigante de neumáticos tiene presencia se está viendo engrosada día a día, disponiendo ya de concesiones de distribución exclusiva en: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Nicaragua, Panamá, Perú, Rep. Dominicana, Trinidad, Uruguay, Venezuela y Guayana.

Pero el caso de Bolivia destaca sobre todos los demás, ocupando la primera posición en lo que a crecimiento acelerado se refiere. Desde el pasado 2014 y hasta el día de hoy, es decir, en tan solo un año, el número de contenedores servidos en este país se ha incrementado en un 700 %, siguiéndole en este ranking de crecimientos singulares República Dominicana, con un crecimiento del 500%, Chile, con un aumento del 140%, y Guatemala, que ha duplicado el número de contenedores en tan solo un año.

Este significativo crecimiento ha sido posible gracias a la política de expansión de la compañía, que entiende su negocio con un enfoque completamente global, donde las fronteras no son óbice sino oportunidad, y donde la obtención de sinergias y el incremento de negocio son valores fundamentales para fortificar una gran empresa como es Tiresur.

Así, a la sede central de Brasil en Sudamérica se le sumó en 2012 la de Panamá, que ha jugado un papel decisivo en el desarrollo e impulso de la compañía en Centroamérica. Una apuesta que se reafirma y consolida a la vista de las cifras obtenidas.