El ministerio del Ambiente (MAE) de Ecuador ha puesto en funcionamiento un plan para reciclar baterías usadas, con el fin de evitar la contaminación que representan por sus altos contenidos tóxicos.

El MAE destaca que recolectará las pilas en desuso que posean materiales potencialmente peligrosos como óxido de mercurio, níquel cadmio, níquel hidruro metálico, níquel hierro y e ión litio.

La institución espera cumplir con metas graduales y para el primer año se propone una mínima del 5% del total de las pilas puestas en el mercado, con incrementos anuales de esa misma cantidad.

En este sentido, las pilas o baterías representan un grave problema ambiental, señala esa cartera, y añade que la mayoría de las personas desconocen el daño que causan al entorno al desechar este tipo de residuos como basura común.

En la mayoría de los casos, apunta el ministerio, las pilas son trasladadas a rellenos sanitarios, donde no se les da un destino final responsable.