FCA Chrysler ha anunciado su salida de Venezuela, según han anunciado diarios del país. Según estas fuentes, el régimen de Maduro le debe 200 millones de dólares de manera acumulada desde 2003 cuando comenzó el control cambiario.

A esa deuda, se suma la pérdida de 60 millones de dólares anuales por la caída en la producción de su planta ubicada en Valencia, donde actualmente no hay previsiones de producción. Al menos 700 trabajadores permanecen en su casa desde el mes de noviembre, bajo la figura de “permiso remunerado”, y cerca de 100 personas están en planta realizando labores de seguridad industrial.