Las importaciones de vehículos y componentes que fabrica México crecieron 18,5 veces en el periodo que lleva en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en tanto que las exportaciones aumentaron 12 veces, indican estadísticas del Banco de México (BdM) sobre comercio exterior.

 

En 1993, las importaciones del sector sumaron apenas un millón, 928.500 de dólares (unos 853.272 euros) pero el año pasado superaron los 35.735.000 dólares (alrededor de 32.838.400 euros).

Pese a las cifras anteriores, remarcar que México ha mantenido un superávit en la balanza comercial automoción.

El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto no deja de ufanarse del crecimiento de la industria automoción porque México desplazó a Brasil como séptimo productor mundial de vehículos y ocupa el quinto sitio como fabricante de autopartes.

Asimismo, justifica que las importaciones son de insumos o bienes intermedios que se utilizan para la fabricación de los coches que se exportan, lo que implica que aquí se les da valor agregado.

Sin embargo, en el periodo referido ha variado la proporción que tenían exportaciones e importaciones en la balanza comercial automoción, pues éstas últimas han cobrado más peso.