El decaído mercado automoción argentino se va a recuperar y alcanzará ventas por un millón de unidades a medio plazo, pues cuenta con el potencial necesario para lograr ese récord, pronosticó José Luis Valls, presidente de Nissan Motor Corporation en América Latina.

 

El dirigente, en este sentido, puso de relieve la "gran capacidad que tiene el país a nivel industrial", al brindar detalles del desembarque formal de Nissan en Argentina para fabricar su pick-up NP300 Frontier, concretamente en la planta de Renault en Santa Isabel, Córdoba.

"En los momentos de crisis están las grandes oportunidades", antes de agregar que Nissan tiene una gran oportunidad en el país, está demostrado a lo largo de la historia. "Ya hemos logrado llegar a niveles de 950.000 unidades (en 2013) y podrán decir que se llegó bajo ciertas condiciones, pero la capacidad está".

Valls se fijó como objetivo cercano establecer una firma Nissan muy fuerte en el país, con un alto nivel de producción, de la mano de la nueva NP300 Frontier, que comenzará a fabricarse en Argentina entre finales de 2017 y principios de 2018.

Con una inversión inicial de 600 millones de dólares por parte de la corporación japonesa (cerca de 568 millones de euros), la camioneta de Nissan se producirá en Córdoba junto con la pick-up que Renault planea lanzar al mercado hacia la misma fecha, gracias a una alianza de cooperación estratégica firmada por ambas compañías.

En palabras de Valls, el país está sin duda en condiciones de convertirse en un "polo exportador" de pick-up para América Latina, una región en la que Nissan pretende ganar protagonismo.