Según estiman expertos de Cox Automotive, a los 400.000 vehículos que será necesario reemplazar en Florida como consecuencia de la devastación del huracán Irma, incluyendo unas 11.000 unidades pertenecientes a flotas de todo tipo, hay que sumar los daños causados por el primer huracán Harvey, que azotó el sureste de Texas, que se sitúan entre 300.000 y 500.000 vehículos.

Gran parte del daño causado por Irma se produjo en el suroeste de Florida, incluyendo los Cayos, Fort Myers y Tampa. Según informan nuestros compañeros de Vehiculoprofesional.info, las flotas comerciales probablemente sufrieron el mayor impacto de la tormenta, ya que la mayoría de los operadores de alquiler habían guardado con antelación sus vehículos para protegerlos.

Para hacerse una idea de las dimensiones del desastre, el huracán Katrina apenas destruyó unos 200.000 vehículos.