El Centro de Talleres Mecánicos del Uruguay que agrupa a 350 talleres, ha decidido no reparar vehículos provenientes de las aseguradoras privadas entre los días 17 y 31 de octubre. "Estamos en las puertas de una debacle. Los talleres están llenos, pero llenos de problemas" ha declarado el presidente del Centro de Talleres Mecánicos del Uruguay (CTMU), Antonio Vallverdú, quien afirmó que los locales están trabajando por debajo del precio mínimo "que nos permite sobrevivir".


No solo han aumentado los salarios de los trabajadores del sector, "también subieron los materiales de pintura en proporciones brutales y los autos vienen con más tecnología lo que requiere capacitación. Esto no ha sido tenido en cuenta por las aseguradoras, que tasan y ponen sus precios".
El CTMU propone que por lo menos la hora del tallerista cueste 558 pesos uruguayos (21,31 €), que es "el precio básico mínimo que nos permite sobrevivir y pagar las cuentas. A la fecha nosotros estamos cobrando 400 pesos uruguayos (15,28 €) la hora, en promedio", dijo Vallverdú que agregó que si se calcula en base a los márgenes que tienen las empresas, la hora de taller debería cotizarse en 850 pesos uruguayos (32,46 €) más impuestos.
El conflicto abarca a todas las aseguradoras privadas. El Banco de Seguros del Estado (BSE) está fuera de esta situación, según informó el líder de la gremial, dado que "respetó los parámetros fijados en 2007 en cuanto al precio de las pólizas por siniestros".
El gerente general del BSE, Raúl Onetto, dijo a El País que actualmente el banco mantiene un proceso de negociación con los taller, pero hasta que no se negocie de forma definitiva, "estamos aplicando los términos del convenio anterior". La negociación -se fijó un plazo de 90 días- no solo abarca las pólizas, sino también "aspectos técnicos en cuanto a cómo se lleva la tasación".


Fuente: El País Digital