Venezuela, de acuerdo con las líneas de la política automoción vigente, debería ensamblar el 50 % de los componentes de un vehículo fabricado en el país. Sin embargo, este objetivo no se podrá cumplir ante la falta de acciones conjuntas, que permitirían el crecimiento del sector.

En palabras de Omar Bautista, presidente ejecutivo de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Favenpa), no se produjo el trabajo necesario entre ensambladoras, autopartistas y gobierno para lograr el objetivo trazado.

"Entendemos que el sector oficial y las ensambladoras han trabajado en este sentido, pero nosotros, que somos los que producimos las autopartes, no hemos sido incorporados", desveló el dirigente, antes de precisar que no es una tarea sencilla al tener que duplicar la cantidad de piezas nacionales.

Asimismo, Bautista entiende que, pese a la incorporación de nuevas ensambladoras de vehículos y motocicletas, no se ha buscado una mejoría para los autopartistas.

Según la normativa vigente, las nuevas ensambladoras de autos y motos pueden importar todos sus componentes hasta dos años después del inicio de las operaciones. Pero algunas de las compañías (Venirauto entre ellas) han superado este periodo y siguen importante el 100 % de las piezas.

"Sencillamente no se está cumpliendo con la normativa", sentencia el presidente de Favenpa. De hecho, el pasado año hubo reuniones con las ensambladoras, pero no se ha materializado el desarrollo de nuevas piezas nacionales.